Colesterol malo (LDL) Riesgo cadiovascular

Colesterol malo (LDL)

Otros nombres: LDL

Introducción

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia cerosa y parecida a la grasa que se encuentra en todas las células de su cuerpo. Su hígado produce colesterol y también se encuentra en algunos alimentos, como carne y productos lácteos. Su cuerpo necesita algo de colesterol para funcionar bien, pero tener demasiado colesterol en la sangre aumenta el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias.

¿Qué es el colesterol HDL y el LDL?

El colesterol HDL y colesterol LDL son dos tipos de lipoproteínas, una combinación de grasas (lípidos) y proteína. Los lípidos necesitan unirse a las proteínas para poder moverse en la sangre. El HDL y el LDL tienen funciones diferentes:
  • HDL significa lipoproteínas de alta densidad en inglés. A veces se le llama colesterol "bueno" porque transporta el colesterol de otras partes de su cuerpo a su hígado. Su hígado luego elimina el colesterol de su cuerpo
  • LDL significa lipoproteínas de baja densidad en inglés. En ocasiones se le llama colesterol "malo" porque un nivel alto de LDL lleva a una acumulación de colesterol en las arteria

¿Cómo un alto nivel de colesterol malo (LDL) puede elevar mi riesgo de enfermedad de las arterias coronarias y otras enfermedades?

Si tiene un nivel alto de colesterol LDL, esto significa que tiene demasiado colesterol LDL en la sangre. Este LDL adicional, junto con otras sustancias, forma placa. La placa se acumula en sus arterias; lo que se conoce como arterioesclerosis.
La enfermedad de las arterias coronarias ocurre cuando la acumulación de placa se encuentra en las arterias de su corazón. Hace que las arterias se endurezcan y se estrechen, lo que disminuye o bloquea el flujo de sangre a su corazón. Dado que su sangre transporta oxígeno a su corazón, esto significa que su corazón no podrá obtener suficiente oxígeno. Esto puede causar angina (dolor de pecho) o, si el flujo de sangre está completamente bloqueado, un ataque al corazón.

¿Cómo sé cuál es mi nivel de colesterol malo (LDL)?

Una prueba de sangre puede medir sus niveles de colesterol, incluyendo el LDL. Cuándo y con qué frecuencia debe realizarse esta prueba depende de su edad, factores de riesgo e historia familiar. Las recomendaciones generales son:
Para personas de 19 años o menores:
  • La primera prueba debe ser entre los nueve y 11 años
  • Los niños deberían hacerse la prueba nuevamente cada cinco años
  • Algunos niños pueden hacerse esta prueba a partir de los dos años si hay antecedentes familiares de colesterol alto, ataque cardíaco o derrame cerebral
Para personas de 20 años o mayores:
  • Los adultos más jóvenes deben hacerse la prueba cada cinco años
  • Los hombres de 45 a 65 años y las mujeres de 55 a 65 años deben hacérsela cada uno a dos años

¿Qué puede afectar mi nivel de colesterol malo (LDL)?

Las cosas que pueden afectar su nivel de LDL incluyen:
  • Dieta: La grasa saturada y el colesterol en los alimentos que come aumentan el nivel de colesterol en la sangre
  • Peso: Tener sobrepeso tiende a elevar su nivel de LDL, disminuir su nivel de HDL y aumentar su nivel de colesterol total
  • Ejercicio: La falta de actividad física puede llevar al aumento de peso, lo que puede elevar su nivel de LDL
  • Fumar: Fumar cigarrillos reduce el colesterol bueno (HDL). Como el HDL ayuda a eliminar el colesterol malo (LDL) de las arterias, si tiene menos HDL, puede contribuir a que tenga un nivel de LDL más alto
  • Edad y sexo: A medida que las mujeres y los hombres envejecen, aumentan sus niveles de colesterol. Antes de la menopausia, las mujeres tienen niveles de colesterol total más bajos que los hombres de la misma edad. Después de la menopausia, los niveles de LDL en las mujeres tienden a subir
  • Historia familiar: Sus genes determinan en parte la cantidad de colesterol que produce su cuerpo. El colesterol alto puede estar en familias. Por ejemplo, la hipercolesterolemia familiar es una forma hereditaria de colesterol alto en la sangre
  • Medicinas: Ciertos medicamentos, incluidos los esteroides, algunos medicamentos para la presión arterial y los medicinas para el VIH/SIDA, pueden elevar su nivel de LDL
  • Otras afecciones médicas: Las enfermedades como la enfermedad renal crónica, la diabetes y el VIH pueden causar un nivel más alto de LDL
  • Raza: Ciertas razas pueden tener un mayor riesgo de colesterol alto. Por ejemplo, los afroamericanos suelen tener niveles más altos de colesterol bueno (HDL) y colesterol malo (LDL) que los blancos

¿Cuál debería ser mi nivel de colesterol malo (LDL)?

Tener números bajos de colesterol malo (LDL) son buenos, porque un nivel alto de LDL puede aumentar el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias y problemas relacionados:
Nivel de colesterol LDL Categoría de colesterol LDL
Menos de 100mg/dL Óptimo
100-129mg/dL Casi óptimo / Poco mejor que óptimo
130-159 mg/dL Límite alto
160-189 mg/dL Alto
190 mg/dL y más Muy alto

¿Cómo puedo reducir mi nivel de colesterol malo (LDL)?

Hay dos formas para bajar su colesterol malo (LDL):
  • Cambios en el estilo de vida saludables para su corazón, los que incluyen:
    • Dieta saludable para el corazón: Un plan de alimentación saludable para el corazón limita la cantidad de grasas saturadas y trans que usted consume. Los ejemplos de planes de alimentación que pueden reducir su colesterol incluyen la dieta Cambios terapéuticos en el estilo de vida y el plan de alimentación DASH
    • Control del peso: Si tiene sobrepeso, perder peso puede ayudar a reducir su colesterol malo (LDL)
    • Actividad física: Todos deben realizar actividad física regularmente (30 minutos la mayoría de los días, si puede ejercitarse todos los días, todavía mejor)
  • Tratamiento con medicinas: Si los cambios en el estilo de vida por sí solo no bajan su colesterol lo suficiente, es posible que también deba tomar medicamentos. Hay varios tipos de medicamentos disponibles para reducir el colesterol, incluidas las estatinas. Los medicamentos funcionan de diferentes maneras y pueden tener diferentes efectos secundarios. Hable con su proveedor de atención médica sobre cuál es el adecuado para usted. Mientras toma medicamentos para reducir su colesterol, debe continuar con los cambios en el estilo de vida.
Algunas personas con hipercolesterolemia familiar pueden recibir un tratamiento llamado aféresis de lipoproteínas. Este tratamiento utiliza una máquina de filtrado para eliminar el colesterol malo (LDL) de la sangre. Luego, la máquina devuelve el resto de la sangre a la persona.
NIH: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.

............................

Plan de alimentación DASH

Otros nombres: Dieta DASH, Dieta DASH para bajar la presión arterial

Introducción

DASH en inglés significa enfoques alimenticios para detener la presión alta. Es un plan de alimentación basado en estudios de investigación patrocinados por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI). Estos estudios demostraron que el plan de alimentación DASH baja la presión arterial y mejora los niveles de colesterol. Esto reduce el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.
El plan de alimentación DASH:
  • Se enfoca en verduras, frutas y granos enteros
  • Incluye productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, pescado, pollo, frijoles, semillas, nueces y aceites vegetales
  • Limita los alimentos con alto contenido en grasas saturadas o trans. Estos alimentos incluyen carnes grasas, productos lácteos enteros y aceites tropicales como coco, palmiste y palma
  • Limita las bebidas azucaradas y los dulces
El plan de alimentación DASH y otros cambios de estilo de vida pueden ayudar a bajar la presión arterial. Estos incluyen mantener un peso saludable, hacer ejercicio y no fumar.
NIH: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre

Ocho alimentos que suben el colestero

Ocho alimentos que suben el colesterol

El colesterol es una sustancia que está presente en nuestro organismo, forma parte de las membranas celulares y es necesario para la síntesis de algunas hormonas, de la bilis y del tejido nervioso. Sin embargo, cuando los niveles de colesterol en la sangre son elevados puede aparecer la hipercolesterolemia, factor de riesgo de otras enfermedades cardiovasculares.
Por este motivo y tal y como señala Sergio Caja, doctor en biología molecular del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) en Madrid, formado en Nutrición y Gestión Científica por el Instituto de Empresa, hay que vigilar la alimentación, ya que la hipercolesterolemia es un problema multifactorial donde la presencia en la dieta de alimentos ricos en colesterol debe ser un factor a tener en cuenta. “Así como hay alimentos que ayudan a disminuir el colesterol otros pueden contribuir a su aumento”, añade.
Además de la alimentación hay otros factores clave para reducir el colesterol y que pueden intervenir en la variación de sus niveles, tal y como señalan desde el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO): la obesidad, el consumo de alcohol y tabaco y la realización de deporte.
Si partimos de la base de una persona que tiene los niveles de colesterol altos, éstos deberán modificar su dieta y evitar o reducir el consumo de:

Lácteos enteros

Caja señala que aunque la leche es rica en grasas saturadas, las cuales juegan un papel esencial en la subida del colesterol, los lácteos no intervienen tanto en la subida como otros alimentos, aunque sí conviene sustituir los productos enteros por lácteos semidesnatados o desnatados enriquecidos con vitaminas liposolubles.
Algunos ejemplos de lácteos enteros son la leche entera, la nata, la mantequilla y la margarina.

Quesos

Desde el IMEO indican que existe mucha diferencia a nivel de composición nutricional entre unos quesos y otros y Caja añade que dependiendo de la leche de procedencia y el tipo, el queso puede tener más o menos colesterol.
“De manera general, los que más grasas saturadas y colesterol tienen son los que han sido sometidos a un mayor proceso de curación y los de untar, como por ejemplo el gouda, el emmental, el queso de cabra curado, el parmesano y el brie”, señalan desde el IMEO.
Por el contrario, los de oveja o cabra prácticamente no tienen colesterol. “En un estudio clínico, el consumo de queso aumentó los niveles de colesterol en sangre cuando se compara con el uso de tofu, pero lo hacía muy por debajo del uso de mantequilla. De estos datos se desprende que la mantequilla es un alimento que debe estar prohibido en la dieta de los hipercolesterolémicos mientras que el queso puede comerse con moderación”, añade Caja.
“En otro estudio se observó que el consumo de queso, aunque aumenta el colesterol, no es tan perjudicial para la salud del corazón como otros alimentos y además favorece una mayor eliminación de grasas en las heces. Por tanto, el queso más bien fresco, preferiblemente de oveja puede incorporarse en la dieta del hipercolesterolémico siempre con moderación”.

Carnes rojas

Las carnes rojas (ternera, buey, cordero), son ricas en colesterol y grasas saturadas. Los especialistas del IMEO recomiendan que, además de no abusar de su consumo, es conveniente elegir cortes magros y eliminar toda la grasa visible posible.
“Además, la técnica que empleemos para cocinar también es importante, por lo que deberemos elegir aquellas que no le aporten excesiva grasa extra”, apuntan.

Fiambres y embutidos

Estos productos, además de tener un exceso de sal, tienen elevadas proporciones de grasas saturadas y colesterol por lo que no resultan óptimos si lo que queremos es reducir los mismos.
De hecho, Caja señala que favorecen la disminución de los niveles de colesterol HDL, conocido como colesterol bueno, y el aumento del colesterol total en la sangre y, por consiguiente, su consumo incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades coronarias. “Deberían ser evitadas especialmente por los hipercolesterolémicos”, insiste.

Casquería y vísceras

La casquería y las vísceras aportan vitaminas A, D, y B12 y minerales como el cobre y el potasio.
Sin embargo, los expertos del IMEO señalan que hay que consumirlas con mucha moderación ya que su contenido en colesterol y grasas saturadas es muy elevado.

Azúcar, productos azucarados, bollería industrial y productos ultraprocesados

A menudo, los productos con altas concentraciones en azúcar lo son también en grasas saturadas y trans.
Además, cuando hay abundante azúcar en el torrente sanguíneo, el efecto del colesterol LDL (conocido como colesterol malo) es más agresivo.
Respecto a la bollería industrial, el IMEO especifica que tiene mucha azúcar, harinas refinadas y grasas saturadas y es muy rica en grasas hidrogenadas o trans, cuyo efecto sobre el aumento del colesterol es más importante si cabe.
Por último, los productos ultraprocesados comparten todo lo descrito en este apartado y además tienen un sabor tremendamente adictivo que nos hace comerlos de manera compulsiva y favorecen el aumento del colesterol.

Huevos

Los huevos han sido un producto que tradicionalmente se ha prohibido, pero esto está en discusión”, explica Caja, quien indica que la yema contiene un alto porcentaje de colesterol, mientras que la clara está exenta y, por tanto, se ha recomendado la eliminación de la yema en la dieta de los individuos con el colesterol elevado.
Sin embargo, en un estudio realizado en mujeres en Francia se observó que el consumo de huevo no se vincula al incremento del colesterol y a las enfermedades que puedan ir asociadas.
Otro estudio en población sueca determinó que no existe asociación entre diferentes enfermedades cardiovasculares y el consumo de un huevo diario; sin embargo, los investigadores observaron que los hombres que consumen más de un huevo diario pueden estar en riesgo, lo que no se observa en mujeres. “A la luz de estos datos, yo creo que las personas con el colesterol elevado deben evaluar si el consumo de huevo de vez en cuando, puede serles beneficioso o no”, apostilla el experto.

Mariscos

Al igual que el huevo, el marisco es un caso diferente a los anteriores, tal y como matizan desde el IMEO.
Es cierto que algunos como las cigalas, las gambas o los langostinos tienen elevadas cantidades de colesterol en su composición. Sin embargo, su consumo moderado no tiene motivos para ser perjudicial a nivel cardiovascular. Esto se debe a que también son ricos en ácidos grasos omega 3 con función cardioprotectora”, concluyen.

Fibra alimentaria. Fundación Hipercolesterolemia familiar

Fibra Alimentaria

La fibra alimentaria está formada por partes comestibles de plantas que nuestro intestino delgado es incapaz de digerir o absorber y que llegan intactas al intestino grueso. Las recomendaciones diarias de fibra son 20-30g/día.
Podemos clasificar la fibra según su solubilidad en:
  • Fibra insoluble: Podemos encontrarla en el salvado de trigo, los cereales integrales y vegetales. Tiene la propiedad de captar agua y aumentar el volumen del contenido intestinal. Produce una estimulación mecánica del tránsito intestinal, favoreciendo la evacuación. Este efecto es mayor si se consume acompañada de agua.
  • Fibra soluble: Está presente en las frutas, verduras, legumbres, avena, cebada, etc. Es fermentada por las bacterias del colon, favoreciendo el crecimiento y mantenimiento de la flora intestinal. La fibra soluble atrapa agua y forma una solución viscosa en el intestino, haciendo la digestión más lenta y recubriendo la pared intestinal de una capa gruesa. Esta acción disminuye la absorción intestinal de algunos nutrientes como la glucosa (beneficioso para los diabéticos) y el colesterol, contribuyendo así a la prevención en enfermedades cardiovasculares. Las recomendaciones de fibra soluble al día son de 5-10g. Obteniendo mayores beneficios de un consumo de 10-20g diarios.

¿Cómo puede usted añadir fibra soluble a su dieta?

  • Elija cereales de desayuno, fríos o calientes, como harina de avena o salvado de avena que tienen – gramos de fibra por ración.
  • Añada plátano, melocotón, manzana, fresas, moras u otras frutas en sus cereales.
  • Coma la fruta entera, en lugar de, o además de beber su zumo (una naranja tiene 6 veces más fibra que un vaso pequeño de zumo de naranja).
  • Añada alubias, garbanzos o lentejas a las ensaladas.
Las frutas y verduras proporcionan una fuente más equilibrada de ambos tipos de fibra.

¿Qué alimentos tienen más cantidad de fibra?

La siguiente tabla muestra alimentos ricos en fibra soluble relacionando su cantidad de fibra total.
Cantidad de fibra total (según alimento y fuentes de fibra soluble)

SolubleTotal
Cereales de grano entero, media taza cocinado
Cebada14
Harina de avena12
Salvado de avena13
Frutas, 1 mediana (excepto cuando se indique)
Manzana14
Plátano13
Frutos del bosque: mora… (media taza)14
Cítricos: naranjas, pomelo…22 – 3
Nectarina12
Melocotón12
Pera24
Ciruela11,5
Ciruela pasa1,53
Legumbres, media taza cocinadas
Alubias blancas26
Alubias pintas27
Lentejas18
Garbanzos16
Vegetales, media taza cocinados
Brócoli11,5
Coles de Bruselas34,5
Zanahoria12,5
Una recomendación: aumente de forma gradual la cantidad de fibra en su dieta. Un aumento brusco de fibra puede causar retortijones o hinchazón abdominal.

¿Cuáles son los beneficios del consumo de fibra?

La función intestinal: La fibra alimentaria, especialmente la fibra insoluble, ayuda a prevenir el estreñimiento al incrementar el peso de las heces y a reducir la duración del tránsito intestinal. Este efecto es aún mayor si el consumo de fibra se acompaña de un aumento de la ingesta de agua. Los ácidos grasos de cadena corta, producidos cuando la fibra fermenta por la acción de las bacterias intestinales, son una fuente importante de energía para las células del colon y pueden inhibir el crecimiento y la proliferación de las células cancerígenas en el intestino. Al mejorar la función intestinal, la fibra alimentaria puede reducir el riesgo de enfermedades y trastornos, tales como la enfermedad diverticular (bolsas o sacos que se forman en la mucosa del colon) o las hemorroides y puede tener un efecto protector frente al cáncer de colon.
Control de la obesidad: La fibra tiene un efecto saciante por su lenta digestión y su capacidad de retención de agua, por lo que ayuda a controlar la ingesta de otros alimentos. Tiene un bajo aporte calórico en comparación con otros nutrientes, por lo que ayuda a controlar el peso.
Control del colesterol: La fibra soluble forma una especie de gel cuando absorbe agua, este gel se une en el tracto digestivo con los ácidos biliares, necesarios para la absorción de colesterol y otros compuestos lipídicos, haciendo que se eliminen por las heces y reduciendo así la absorción de colesterol. Además, la fermentación de la fibra favorece la formación de ácidos grasos de cadena corta, que contribuyen a inhibir la síntesis de colesterol hepático.
Las investigaciones demuestran que las personas que aumentan su ingesta de fibra soluble en 5-10 g al día tienen un descenso del 5% en su colesterol LDL.
Control de la glucemia: La fibra soluble actúa a tres niveles.
  • En el estómago, produce sensación de plenitud, haciendo que la ingesta sea menor.
  • En el intestino delgado, forma una solución tipo gel, la cual absorbe parte de los hidratos de carbono ingeridos, disminuyendo la absorción de glucosa.
  • En el intestino grueso, los ácidos grasos de cadena corta (obtenidos de su fermentación) pueden mejorar la resistencia a la insulina en diabetes, favoreciendo el control de la glucemia.
Para beneficiarse de todos los efectos de la fibra es importante variar las fuentes de fibra en la dieta. Las dietas con frutas, verduras, lentejas, alubias o garbanzos, cereales integrales, pan y frutos secos no sólo proporcionan fibra alimentaria, sino que aportan además otros nutrientes y componentes alimentarios fundamentales para una salud óptima.

Aceite de olivia y el coleterol. Grasa saludable

Aceite de oliva

¿El pollo es tan malo para el colesterol como la carne roja?



Hasta ahora las carnes blancas estaban más o menos bien vistas. Sus bajos niveles de grasas las convertían en una opción incluso para los que querían perder peso. Pero resulta que al final no eran tan buenas



Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.



Hace algo más de un año, la American Heart Association, la organización más importante del mundo en lo que a salud cardiovascular se refiere, publicó su nueva 'Guía dietética', encargada de recomendar a la población estadounidense (y en gran medida a todos los habitantes del mundo desarrollado) cómo debían comer para estar sanos. Hasta aquí, ningún problema. La polémica vino dada porque en esta edición de la susodicha guía, la AHA quitaba las restricciones (que anteriormente sí existían y eran muy severas) al colesterol. La idea detrás de este cambio de política es que, en los últimos tiempos, esta molécula ha dejado de ser temida, al menos tanto como antes. La 'nueva ola' en lo que a colesterol se refiere se basa en esta máxima: "No es malo tener el colesterol alto, siempre y cuando los niveles de los distintos tipos estén equilibrados". Por supuesto, unos pocos meses después, en marzo de este mismo año, los National Institutes of Health (NIH) y la propia AHA publicaron un estudio en el que se dejaba claro que el colesterol es peligroso... y mucho. Para poner en perspectiva la gravedad del asunto, en dicho trabajo científico se dejaba claro que "consumir de tres a cuatro huevos a la semana se ha asociado con un riesgo de un 6% mayor de sufrir un accidente cardiovascular (como un infarto de miocardio o un ictus) y un aumento del 8% del riesgo de morir por cualquier otra causa". Todo ello vinculado al colesterol.
"Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando vimos que el pollo aumentaba lo mismo el colesterol"
Sin embargo, hasta el momento teníamos más o menos claro qué alimentos eran buenos para mantener a raya los niveles peligrosos de esta molécula y cuáles eran terribles para cumplir con este mismo propósito. ¿Pescado? Genial. ¿Verduras? Perfectas. ¿Panceta? No tanto. Así, en parte gracias a la ciencia y en parte gracias a la cultura nutricional popular, sabíamos qué era bueno para mantener controlados nuestros niveles de LDL (el colesterol malo) y de HDL (el bueno).
Por supuesto, siendo este un artículo relacionado con un estudio revelador, las noticias que nos esperan no son especialmente buenas. Todo se debe a un trabajo publicado por investigadores del Children's Hospital Oakland Research Institute (CHORI) y de la Universidad de California en San Francisco que dice que las carnes blancas (como el pollo), que en tan alta estima teníamos en lo que mejora de salud se refiere, no son tan maravillosas como todos creíamos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.
Los investigadores descubrieron que consumir cantidades comparables de carne roja o de pollo (u otras aves) aumentaba de forma similar los niveles de colesterol, sobre todo si se comparaba con cuánto aumenta el nivel en sangre de esta temida molécula si se consume la misma cantidad de proteínas provinientes de los vegetales, sobre todo de la soja.
"Cuando nos planteamos hacer este estudio, esperábamos que las carnes rojas presentasen unos efectos adversos en los niveles de colesterol en sangre de mayor magnitud que las carnes blancas. Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando vimos por nosotros mismos que ese no era el caso", explica uno de los autores principales del estudio, el doctor Ronald Krauss.
Para mantener dentro de la lógica los resultados obtenidos, los investigadores no echaron mano del temido beicon ni de las salchichas u otros productos procesados, sino de carne pura y dura de ternera para las carnes rojas, y excluyeron los pescados de la clasificación de carnes blancas. Técnicamente podríamos decir que tenían planeado un tipo de guerra 'pollo vs. ternera'.

Entonces, ¿cómo controlar el colesterol?

Los investigadores hicieron varios descubrimientos (tanto buenos como malos) durante su trabajo. El primero es que resulta que lo más recomendable para reducir la cantidad de colesterol en sangre es echar mano de las proteínas de origen vegetal como el tofu. La segunda es que consumir grandes cantidades de grasas saturadas aumenta la concentración en nuestro torrente sanguíneo de "moléculas de colesterol LDL de gran tamaño", las cuales tienen una una menor relación con las enfermedades cardiovasculares que las moléculas de LDL de menor tamaño. Esas son las (más) peligrosas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.
Como sabían que los resultados (que, como ellos mismos avisan, "no se esperaban para nada") iban a tener una gran recorrido por medios de comunicación, la comunidad científica y la población en general, han sido más que cuidadosos con sus declaraciones y con lo que querían decir. Por ejemplo, avisan de que, en efecto, el consumo de carne de ave aumenta los niveles de colesterol de aquel que la ingiere, pero que estos están en su mayor parte comprendidos por moléculas de gran tamaño, las que, al parecer, son mucho menos peligrosas que las de menor tamaño y, por lo tanto, la relevancia de los resultados es menor que lo que indican los niveles totales.
"Nuestro estudio indica que las recomendaciones actuales de reducir el consumo de carne roja, pero no el de carne blanca, no deberían estar basadas únicamente en sus efectos sobre los niveles de colesterol en sangre. La carne roja tiene otras propiedades (ajenas al colesterol) que afectan a nuestra salud cardiovascular y son estas las que deberían ser investigadas en un laboratorio", apostilla el doctor Krauss.

Solo la mitad de los pacientes que ha sufrido un infarto tiene el colesterol LDL bien controlado

Unas tasas elevadas de colesterol LDL (c-LDL, conocido popularmente como “colesterol malo”) están consideradas por los especialistas como uno de los factores causantes de enfermedad cardiovascular más importantes. Sin embargo, en la actualidad menos de la mitad de los pacientes que ya han sufrido un primer evento cardiovascular y que reciben tratamiento hipolipemiante (reductor de los niveles de lípidos en sangre) presenta unos niveles adecuados de c-LDL, según se desprende de los resultados del estudio multicéntrico EUROASPIRE V1.
Y aunque el c-LDL es el factor de riesgo modificable más relevante en la prevención de las patologías del corazón, lo cierto es que más de la mitad de los pacientes que ya han padecido un infarto o algún evento cardiovascular desconoce el papel que han jugado en ello sus niveles de LDL, según una reciente encuesta.
Ante el desconocimiento que existe entre los pacientes y la dificultad de establecer estrategias de control por parte de la comunidad médica, la Fundación Española del Corazón (FEC), dentro de su proyecto Mimocardio, junto a la Fundación Española de Arteriosclerosis (FEA) y con la colaboración de la compañía biotecnológica Amgen, han lanzado la campaña de concienciación ‘Lipid Day. Controlar el colesterol está en tus manos’, a la que se han sumado 30 hospitales.
Como apunta la doctora Almudena Castro, directora del programa Mimocardio de la Fundación Española del Corazón y jefa de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Universitario La Paz , el porcentaje de pacientes que han sufrido un primer infarto y que sin embargo siguen sin tener controlado el colesterol es elevado: “Es un escenario preocupante si se tiene en cuenta que las probabilidades de sufrir un segundo infarto, si no se alcanzan los objetivos óptimos de colesterol LDL, aumentan en más de un 50%”.
En estos pacientes de muy alto riesgo cardiovascular, el objetivo de LDL debe ser inferior a 70mg/dl. Perseguir esta cifra es clave, ya que por cada reducción de 40 mg/dl en los niveles de colesterol LDL disminuye el riesgo relativo de acontecimientos cardiovasculares un 20-25%3.
Medición del colesterol, clave en la prevención de las ECV
La campaña ‘Lipid Day’ ha recorrido hoy buena parte de la geografía española, haciendo un llamamiento firme a la necesidad de tener bajo control las cifras de colesterol, especialmente en aquellos pacientes que ya han sufrido un primer evento cardiovascular. Se han realizado mediciones de colesterol LDL en el vestíbulo de varios hospitales y se ha informado sobre el control de los factores de riesgo cardiovascular contando para ello con el apoyo de profesionales sanitarios y pacientes expertos.
Para José Motellón, director médico de Amgen Iberia, “desde Amgen defendemos que el abordaje de las enfermedades cardiovasculares depende de todos nosotros, desde la industria, a los profesionales y los propios pacientes. Por eso hemos apostado por colaborar en una campaña global de una magnitud tan importante como Lipid Day”.
Porque uno de los principales mensajes, aún muy desconocido entre la población general y que subraya el Dr. Carlos Macaya, presidente de la FEC, es que “el 80% de las enfermedades cardiovasculares son evitables, basándose su prevención en el mantenimiento de un estilo de vida saludable y el control de los principales factores de riesgo. Una cifra que contrasta con el hecho de que las enfermedades del sistema circulatorio continúan siendo la primera causa de fallecimiento no solo en España, sino a nivel mundial”. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, correspondientes a 2016, el 29,2% de las muertes en nuestro país se deben a enfermedad cardiovascular, un porcentaje que, si bien se ha reducido en 3,6 puntos respecto al año anterior, sigue siendo muy significativo.
La FEC informa de que la hipercolesterolemia es la causante de aproximadamente una cuarta parte de la mortalidad por causa cardiovascular. Así, el colesterol elevado provoca en nuestro país el 24,6% de los fallecimientos por enfermedad cardiovascular en el caso de los hombres, y del 22,5% en mujeres.
Además, el Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España (ENRICA) revela que más de la mitad de la población española tiene hipercolesterolemia (colesterol total ≥ 200mg/dl), pero solo uno de cada dos está diagnosticado.
España, está mejor que otros países en control de LDL, pero queda aún mucho que mejorar
Recientemente se han publicado los resultados del estudio multicéntrico EUROASPIRE V1, con participación de 27 países entre los que se encuentra España, que han evaluado el uso de tratamiento hipolipemiante (reductor de los niveles de lípidos en sangre). El uso de este tipo de terapia farmacológica en España es muy elevado, un 98%, superior a la media de utilización entre el resto de países (del 84%). En lo referente a la consecución del objetivo de control de LDL inferior a 70 mg/dl entre los que recibían tratamiento hipolipemiante, en España nuevamente el resultado fue superior a la media (49% frente al 32%, respectivamente). Ahora bien, como puntualizan los expertos, los niveles de LDL continúan siendo elevados, tanto en nuestro país como en el resto, a pesar de una elevada utilización de los tratamientos hipolipemiantes tradicionales.
En lo referente a los factores de riesgo modificables, la doctora Castro remarca que “el estudio EUROASPIRE V ha evidenciado que el sedentarismo es un factor de riesgo que va en aumento, así como la obesidad y la diabetes, cuya incidencia se está incrementando de forma exponencial en toda Europa y también en España”. Entre las herramientas para mejorar el manejo de los pacientes, la doctora destaca el papel clave de las Unidades de Rehabilitación Cardiaca, ya que los hospitales dotados de este recurso refieren pacientes con los factores de riesgo, incluido el colesterol, mejor controlados que aquellos centros que no cuentan con estas unidades.

About Ramon Fernandez Palmeral en Amazon

About Ramon Fernandez Palmeral en Amazon

 https://www.amazon.com/-/e/B015W3BD78

Si te gusta la aventura de leer y escribir eres afortunado, tengo en Amazon más de 40 libros publicados. Me llamo Ramón Fernández, de seudónimo Palmeral, resido en una bella ciudad de España junto a la playa, en Alicante, cerca de Benidorm. Escribo sobre los grandes poetas hispanoamericanos como Pablo Neruda, amigo de Miguel Hernández, Federico Garcia Lorca y otros muchos españoles. Colaboro con la revista Letralia de escritores hispanoamericanos, tengo el blog de autor Nuevo Impulso.net, y Poesia Palmeriana. Mis libros de más éxito son tutoriales: "Secretos para escribir novelas y relatos", o "De la creacion poética", he participado en congresos sobre el poeta Miguel Hernández y Carlos Fenoll, viajo mucho a Orihuela, pueblo de nacimiento del poeta. Tengo un muro en Facebook, donde contesto las preguntas que me hacen, me encuentras escribiendo Ramon Palmeral. Tengo publicadz una biografía del poeta pastor editado por la editorial ECU, libro de gran éxito. Publicar en Amazon me ha dado a conocer, por eso me publican las editoriales, que es cuanto puedes ganar algunos euros. He sido jurado de varios premios de poesia. He ilustrado muchos libros porque además soy pintor e ilustrador de más de 20 libros. Mi estilo es moderno. He viajado por toda Europa, estoy escribiendo un viaje que hice es autobús con mi bella y joven esposa y amigos por París, Bruxelas, Praga, Viena, Budapes, Roma y Venecia. A mis 73 años la actividad artística y literaria me mantiene intectualmente activo, mantengo correspondencia con profesores universitarios, poetas, amigos que mantengo desde la infancia. Me considero una persona muy afortunada, sobre todo por ser invitado a escribir en revistas y diarios, os aconsejo intentar publicar vuestros artículos en diarios locales o por lo menos es blog. Mi currículum completo está en Wikipedia. No os canso más. Un abrazo y trabajo que después viene la suerte.
 

El doctor Frank Suarez, especialista en metabolismo se equivoca al recomendar aceite de coco.




Que sepan los consumidores de aceite de coco que no engorda, pero es VENENO directo para las arterias coronarias del corazón. Por eso el dr. FRANK SUAREZ, recomienda que se tome poquita cantidad en sus famosos videos de you tube. Se equivoca totalmente. Yo me excedí en tomar aceite de coco y tuve un infarto, en diciembre, y no tenía colesterol, lo tenia a 110 y no soy diabético. Me salvé porque estaba sano, pero me tuvieron que poner un stens. Que pasa que el aceite de coco es una grasa saturada se acumula es la costra de las arterias, y las estrena, por no es un aceite prensado Virgen como es de oliva, sino que es una aceite que se obtiene por alambique y sus moléculas son más cortas. Yo no sabía que era tan malo a mis 72 años. Que no soy un chaval.
La OMS no lo recomienda porque aumenta el colesterol malo. De hecho, el aceite de coco tiene un contenido en grasas saturadas muy elevado (86%), más que la mantequilla (51%) o la manteca (39%).
Otro asunto es diferente como crema para la piel, que la hidrata, pero nunca va a llegar al corazón para tener problemas cardiovasculares.
Ahora cada día ando una hora por las mañanas y otras hora por las tardes. Y estoy estupendamente, sin aceite de coco.

Pan casero de trigo y centeno con almendras molidas, sin sal.





Pan al horno casero de la cocina en tiempo de coronavirus
Receta:

Ingredientes:

3/4 kilo de harina de trigo integral

1/2 kilo de harina de centeno (su índice glucémico es más bajo que el de trigo)

Aceite de oliva (un buen chorreón

Pipas de girasol, un puñado

Almendras molinas (un puñado)

Yo lo hago sin sal  (ideal para bajar la tensión arterial) aunque se le puede echar.

Levadura de 1 sobre para pan o pizzas (Hacendado). No lleva masa madre,

Agua templada según vaya necesitando la masa

Procedimiento

Se mezcla en un bol un poco de agua templada con el aceite, almendras molidas y le levadura.
A continuación se vierten las harinas y se va removiendo y agregando el agua templada hasta hacer un pasta con cierta espesura y remover. (No hay amasar a mano)

Se vierte todo en un molde de aluminio con un papel de cocina, y se tiene una hora y media reposando (tapado) para que fermente y suba la masa.

Luego se introduce al horno de la cocina a 180 grados por 45 minutos de tiempo de cocción.

Se puede aprovechar el horno para cocer otras hortalizas o verduras o patatas.

Este pan dura mucho tiempo en el frigorífico. A mí me dura una semana.  


Receta de Ramón Palmeral
Hecho hoy domingo, 29 de marzo 2020

Curiosa berenjena con nariz /foto Palmeral




Índice glucémico de los panes, según el cereal empleado

Índice glucémico en panes, pasteles y tortillas


panes
Larry Washburn/Getty Images

El término índice glucémico o IG se refiere a la forma de clasificar los carbohidratos según afectan los niveles de glucosa en la sangre después de ser consumidos. Si vives con diabetes es importante que conozcas como los diferentes tipos de carbohidratos son metabolizados en tu cuerpo. No todos los carbohidratos son iguales, algunos se digieren y absorben más rápido que otros. Los carbohidratos que pasan al torrente sanguíneo más rápido se les conoce como carbohidratos simples. Los carbohidratos simples, como los que obtienes de granos de harina blanca o refinada (cereales, panes, pastas, arroces), resultan en fluctuaciones marcadas en los niveles de azúcar en la sangre.
Los carbohidratos con un índice glucémico bajo o carbohidratos complejos se digieren más lentamente, son absorbidos poco a poco, no crean picos de azúcar en la sangre. El consumo de alimentos con un índice glucémico bajo minimiza el uso de insulina y mantiene los niveles de glucosa y lípidos bajo control. Si buscas mantener o bajar de peso la fibra soluble e insoluble de estos alimentos te ayudará a controlar el apetito porque te mantienes saciado por más tiempo.
El índice glucémico clasifica los carbohidratos en una escala de 0 a 100 de acuerdo a como elevan los niveles de azúcar en la sangre después de comer. En esta escala la glucosa obtiene un valor de 100, lo que significa, mientras más elevado el número, mayor el índice glucémico. Los especialistas en nutrición clasifican los alimentos en escala de 70 o más como alto, de 69 a 56 medio y de 55 o menos, bajo. Para mantener o bajar de peso debes consumir alimentos en la escala media y baja.

Índice glucémico de panes y productos horneados


Alimento Índice glucémico (glucosa=100) Porción en gramos Carga glucémica
Pastel de banana hecho con azúcar 47 60 14
Pastel de banana hecho sin azúcar 55 60 12
Pastel esponjoso 46 63 17
Pastel de vainilla con glaseado de vainilla (Betty Crocker) 42 111 24
Waffles (Aunt Jemima, Quaker Oats) 76 35 10
Bagel (blanco, congelado) 72 70 25
Baguette 95 30 15
Pan de cebada 34 30 7
Pan de hamburguesa 61 30 9
Kaiser roll 73 30 12
Pan integral de centeno 56 30 7
Pan de grano de trigo 58 30 12
Pan blanco 71 30 10
Pan Wonder™ 73 30 10
Pan de grano integral 71 30 9
Pan 100% Whole Grain™ (Natural Ovens) 51 30 7
Pan pita blanco 68 30 10
Tortilla de maíz 52 50 12
Tortilla de trigo 30 50 8

Recursos:

"Glycemic index and glycemic load for 100+ foods" Harvard Health Publications. Accedido: 20 de septiembre de 2013. http://www.health.harvard.edu/newsweek/Glycemic_index_and_glycemic_load_for_100_foods.htm
"Glycemic Index and Diabetes" WebMD. Revisado: 16 de mayo de 2012. Accedido: 20 de septiembre de 2013. http://diabetes.webmd.com/glycemic-index-good-versus-bad-carbs?ecd=wnl_dia_082913&ctr=wnl-dia-082913_ld-stry&mb=
"Glycemic Index Diet" WebMD. Revisado: 28 de noviembre de 2012. Accedido: 21 de septiembre de 2013. http://www.webmd.com/diet/the-glycemic-index-die