Beneficios y propiedades del mejillón. Yodo, omega 3

Un mejillón

Mejillón: valor nutricional, beneficios y propiedades de una joya gastronómica


Los mejillones tienen un contenido elevado en vitaminas, aminoácidos y minerales

Cómo hacer mejillones a la marinera


De la familia de los moluscos, los mejillones al igual que los berberechos o las almejas encierran un montón de propiedades nutritivas. Los mejillones en concreto tienen un elevado contenido en vitaminas, aminoácidos y minerales y son muy beneficiosos para la salud. Los mejillones son considerados por muchos como auténticas joyas gastronómicas porque mejoran el estado y calidad de la piel y los huesos, fortalecen el sistema inmune, ayudan a reparar tejidos e incluso pueden ser útiles para combatir trastornos mentales como la depresión.
Son un alimento hipocalórico y nutritivo a la vez con un montón de propiedades. Se trata de un alimento rico en proteínas, y que contiene un bajo índice de grasas malas, pero un elevado nivel de grasas buenas, como el omega 3, por lo que resulta favorable para prevenir enfermedades cardiovasculares y reducir el colesterol. Además se compone de diversas vitaminas y de una buena gama de minerales (como calcio, yodo, hierro, potasio y magnesio). Por todo ello, la OMS y el Consejo Regulador Mexillon de Galicia recomiendan su consumo.

Mejillones

Valor nutricional y variedades

Un mejillón (Luis Diaz Devesa / Getty)
Las proporciones de los nutrientes de los mejillones varían de acuerdo al tipo y a la cantidad del alimento, pero en líneas generales, cada 100 gramos de mejillón aportan 86 calorías, 10 gramos de proteínas, 2 gramos de grasas, 2.3 gramos de hidratos de carbono, 0 de índice glucémico.
Hay varias especies de mejillones (rubio, mediterráneo, californiano, barbudo…), y pueden vivir en agua dulce o salada. En el mercado podemos encontrar mejillones frescos (se pueden comer cocidos, ahumados, fritos, a la parrilla, al vapor…), pero también se comercializan en conserva o incluso congelados. Eso sí, si los compramos frescos tenemos que elegir los que no estén astillados y estén bien cerrados.

Mejillón

Propiedades y beneficios

Fortalecen el sistema inmunológico
Ricos en vitamina A, una taza de mejillones contiene proporciona el 10% de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y el 8% para los hombres. Según la Escuela de Salud Pública de Harvard, la vitamina A hace mucho más que ayudarnos a ver en la oscuridad, estimula la producción de glóbulos blancos. Estimula la producción y la actividad de glóbulos blancos, participa en la restauración de los huesos y regula el crecimiento y la división celular, entre otras muchas funciones.

Buenos para la musculatura
Quince mejillones proporcionan la proteína equivalente de un filete de 170 gramos de carne magra. Por lo que los mejillones son una excelente fuente proteica. Necesitamos consumir proteínas a diario por muchas razones, son fundamentales para el crecimiento, nos ayudan a preservar la masa muscular, a reparar la reparación de los tejidos, a producir hormonas y enzimas.

Buenos para los huesos y los dientes
Los mejillones son un tesoro nutritivo rico en vitamina C y fósforo, lo que los convierte en unos aliados perfectos para fortalecer nuestros huesos y dientes. Una taza de mejillones aporta casi el 20% de la ingesta diaria requerida de vitamina C. Además, la vitamina C sirve para la reparación y mantenimiento del cartílago, los huesos y los dientes, así como para curar heridas y cicatrizar. Esta vitamina juega un papel bastante importante en el control de infecciones y es también un poderoso antioxidante que puede neutralizar los radicales libres dañinos.
Una taza de mejillones contiene casi el 30% de la ingesta diaria requerida de fósforo. La función principal del fósforo es la formación de los huesos y los dientes. Además, desempeña un papel importante en la forma en que el cuerpo utiliza los carbohidratos y las grasas, y es necesario para que el cuerpo produzca proteínas que ayudan en el crecimiento, mantenimiento y reparación de células y tejidos.

Antiinflamatorios
Los mejillones tienen más ácidos grasos omega-3 que cualquier otro marisco y mucho más que la carne. Un estudio de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad RMIT en Australia, identificó que los mejillones tienen propiedades antiinflamatorias debido a la gran cantidad de omega-3 que éstos poseen.

Ayudan a tratar la depresión
La vitamina B12 interviene en muchas funciones corporales y ofrece muchos beneficios para la salud. Algunos índices psicológicos o de comportamiento relacionados con la depresión pueden mejorar con la administración de suplementos de esta vitamina según estudios publicados en The American Journal Psychiatry. Se ha investigado que si se tienen niveles altos de vitamina B12 el tratamiento de la depresión consigue mejores resultados.

Arterioesclerosis/ateroesclerosis

Arterioesclerosis/ateroesclerosis




Descripción general

La arteriosclerosis sucede cuando los vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes del corazón al resto del cuerpo (arterias) se vuelven gruesos y rígidos, en ocasiones restringen el flujo de sangre hacia los órganos y los tejidos. Las arterias sanas son flexibles y elásticas, pero con el tiempo, las paredes de las arterias se pueden endurecer, una enfermedad que comúnmente se denomina endurecimiento arterial.
La aterosclerosis es un tipo específico de arteriosclerosis, pero a veces los términos se utilizan indistintamente. Aterosclerosis se refiere a la acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias dentro y sobre las paredes de las arterias (placa), lo cual puede restringir el flujo sanguíneo.
La placa se puede romper, lo que desencadena un coágulo de sangre. Aunque la aterosclerosis a menudo se considera un problema cardíaco, puede afectar a cualquier arteria del cuerpo. La aterosclerosis puede prevenirse y es tratable.

Síntomas

La ateroesclerosis se desarrolla de forma gradual. Por lo general, la ateroesclerosis leve no tiene ningún síntoma.
Es posible que no tengas síntomas de ateroesclerosis hasta que una arteria se estreche u obstruya tanto que no pueda suministrar suficiente sangre a los órganos y a los tejidos. A veces, un coágulo sanguíneo bloquea por completo el flujo sanguíneo o incluso se separa y puede desencadenar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.
Los síntomas de la ateroesclerosis moderada a grave dependen de qué arterias están afectadas. Por ejemplo:
  • Si tienes ateroesclerosis en las arterias del corazón, puedes tener síntomas como dolor en el pecho o presión (angina de pecho).
  • Si tienes ateroesclerosis en las arterias que conducen al cerebro, puedes tener signos y síntomas como entumecimiento o debilidad repentinos en los brazos o las piernas, dificultad para hablar o balbuceo, pérdida temporal de la visión en un ojo o caída de los músculos de la cara. Estos indican un accidente isquémico transitorio que, si no se trata, puede evolucionar a un accidente cerebrovascular.
  • Si tienes ateroesclerosis en las arterias de los brazos y las piernas, puedes tener síntomas de enfermedad arterial periférica, como dolor en las piernas cuando caminas (claudicación).
  • Si tienes ateroesclerosis en las arterias que conducen a los riñones, desarrollas presión arterial alta o insuficiencia renal.

Cuándo consultar al médico

Si crees que tienes ateroesclerosis, habla con tu médico. Presta también atención a los síntomas iniciales del flujo sanguíneo inadecuado, como dolor en el pecho (angina de pecho), dolor o entumecimiento en las piernas.
El diagnóstico y tratamiento iniciales pueden impedir que la ateroesclerosis empeore y prevenir un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular u otra emergencia médica.

Causas

La aterosclerosis es una enfermedad lenta y progresiva que puede comenzar a manifestarse en la niñez. Aunque se desconozca la causa exacta, la aterosclerosis puede comenzar con daños o lesiones en la capa interna de una arteria. Los daños pueden tener las siguientes causas:
  • Presión arterial alta
  • colesterol alto;
  • Triglicéridos altos, un tipo de grasa (lípido) en la sangre
  • Tabaquismo y otras fuentes de tabaco
  • Resistencia a la insulina, obesidad o diabetes
  • Inflamación producida por enfermedades como la artritis, el lupus u otras infecciones, o bien una inflamación por causas desconocidas
Una vez que se daña la pared interna de una arteria, los glóbulos y otras sustancias, generalmente, se aglomeran en el lugar de la lesión y se acumulan en el recubrimiento interno de la arteria.
Con el tiempo, los depósitos de grasa (placas) hechos de colesterol y otros productos celulares también se acumulan en el lugar de la lesión y se endurecen, lo que hace que se estrechen las arterias. Por esto, los órganos y tejidos conectados a las arterias bloqueadas no reciben suficiente sangre para funcionar correctamente.
Con el tiempo, es posible que partes de los depósitos de grasa se desprendan e ingresen al torrente sanguíneo.
Asimismo, el recubrimiento suave de una placa puede romperse, lo cual derrama colesterol y otras sustancias en el torrente sanguíneo. Esto puede causar un coágulo de sangre, que puede bloquear el flujo de sangre a una parte específica del cuerpo, como ocurre cuando se bloquea la sangre que fluye al corazón y se produce un ataque cardíaco. Un coágulo de sangre también puede dirigirse a otras partes del cuerpo y bloquear el flujo a otros órganos.

Factores de riesgo

El endurecimiento de las arterias se produce con el tiempo. Además del envejecimiento, algunos factores que aumentan el riesgo de padecer ateroesclerosis son los siguientes:
  • Presión arterial alta
  • Nivel de colesterol alto
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Tabaquismo y otros consumos de tabaco
  • Antecedentes familiares de enfermedades del corazón tempranas
  • Falta de ejercicio
  • Dieta no saludable
  • Alcohol
  • La edad.

Complicaciones

Las complicaciones de la ateroesclerosis dependen de qué arterias están bloqueadas. Por ejemplo:
  • Enfermedad de las arterias coronarias. Cuando la ateroesclerosis hace que se estrechen las arterias cercanas al corazón, se puede contraer la enfermedad de las arterias coronarias, la cual puede producir dolor de pecho (angina de pecho), ataque cardíaco o insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedad de las arterias carótidas. Cuando la ateroesclerosis hace que se estrechen las arterias cercanas al cerebro, es posible que contraigas la enfermedad de las arterias carótidas, las cuales pueden producir accidentes isquémicos transitorios o accidentes cerebrovasculares.
  • Enfermedad arterial periférica. Cuando la ateroesclerosis hace que se estrechen las arterias de los brazos o las piernas, es posible que contraigas problemas de circulación en los brazos y las piernas, conocidos como «enfermedad arterial periférica». Esto podría hacer que te vuelvas más sensible al calor y el frío, al aumentar el riesgo de quemaduras o congelación. En raras ocasiones, la mala circulación en los brazos y las piernas puede producir muerte de tejido (gangrena).
  • Aneurismas. La ateroesclerosis también puede producir aneurismas, una complicación grave que puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo. Un aneurisma es una protuberancia en la pared de la arteria.
    La mayoría de las personas con aneurismas no presenta síntomas. Puede ocurrir dolor y pulsación en la región de un aneurisma, los cuales se consideran de urgencia médica.
    Si se rompe un aneurisma, es posible que haya sangrado interno que ponga en riesgo la vida. Aunque esto sea generalmente un evento catastrófico y repentino, es posible que haya una filtración lenta. Si se desprende un coágulo sanguíneo dentro de un aneurisma, este podría bloquear una arteria en algún punto distante.
  • Enfermedad renal crónica. La ateroesclerosis puede hacer que se estrechen las arterias que se dirigen a los riñones, lo cual evita que la sangre oxigenada llegue a ellos. Con el tiempo, esto puede afectar la función renal y obstaculizar la eliminación de los desperdicios del cuerpo.

Prevención

Los mismos cambios para un estilo de vida saludable recomendados para tratar la ateroesclerosis también ayudan a prevenirla. Estos comprenden:
Solo recuerda hacer los cambios de a uno por vez y ten en cuenta qué cambios del estilo de vida son manejables a largo plazo.

Qués un stens coranario. Infarto de miocardio

Los stents son dispositivos con forma de muelle que ayudan a corregir el estrechamiento de las arterias, tanto de las arterias coronarias del corazón como de arterias o venas de otras regiones del cuerpo (aorta, arterias de las piernas, venas del tórax…). El objetivo de la colocación del stent es abrir el interior de un vaso sanguíneo que se ha estrechado y, por tanto, deja pasar menos sangre, con las consecuencias que de ello se pueden derivar en función de la región del cuerpo a la que afecte.

¿En qué consiste un stent de las arterias coronarias?

La ateroesclerosis (acúmulo de lípidos o grasas y células inflamatorias en las paredes de las arterias junto con producción de colágeno en las mimas) produce estrechamientos que impiden que la sangre fluya dentro de las arterias coronarias, lo que puede causar angina de pecho o infarto de miocardio. No se suelen presentar síntomas hasta que la estenosis (estrechamiento) de la arteria coronaria se hace tan grave que causa un desequilibrio entre las necesidades del músculo cardiaco y el aporte de oxígeno a dicho músculo (es decir, llega menos oxígeno del necesario para que el músculo pueda ejercer su función de forma correcta).
Existen fármacos muy eficaces para evitar la progresión de estos estrechamientos, pero a veces no es suficiente o estos fármacos se dan tardíamente, y es necesario resolver el problema mecánicamente, es decir, realizando alguna técnica que devuelva el interior del vaso a su tamaño normal y permita así que llegue la suficiente cantidad de sangre al músculo cardiaco para que realice de forma adecuada su función. Existen dos formas de tratamiento que persiguen este objetivo:
  • Mediante cirugía: conectando a las arterias coronarias otras arterias o venas que permiten el paso de sangre a través de ellas y evitan que la sangre fluya por la zona estrechada. Es lo que se denomina bypass o injertos coronarios.
  • Mediante angioplastia coronaria e implante de stent: se realiza una coronariografía en la cual se introduce un catéter hasta la arteria estrechada. En la zona del estrechamiento se introduce un 'balón' deshinchado que posteriormente se hincha y dilata la arteria (la abre de nuevo). Para evitar que se cierre de nuevo, se coloca un stent (muelle), que se adapta a las paredes de la arteria y las mantiene abiertas. También se puede realizar solo una angioplastia (dilatación de la arteria con balón) sin colocación de stent, pero actualmente se realiza en un mínimo porcentaje de casos dado el alto porcentaje de pacientes en los que vuelve a cerrarse la arteria al poco tiempo.  
Los stents son dispositivos metálicos de diferentes diseños que se introducen en las arterias coronarias y actúan apuntalando su pared. De esta forma se evita la oclusión o cierre brusco de la arteria posterior.

¿Cómo se implanta un stent?

El paciente es llevado al laboratorio de Hemodinámica y se realiza un cateterismo cardiaco y una coronariografía. Una vez el catéter se encuentra en las arterias coronarias, se inyecta contraste y se ve en qué lugares están los estrechamientos de las arterias. Entonces se pasa a realizar la angioplastia de la arteria coronaria: se introduce un balón en la arteria femoral a través de un pinchazo en la ingle y se lleva hasta el corazón (guiándose por rayos X). Al inflar el balón dentro de la arteria coronaria, la zona estrechada se dilata y la sangre fluye normalmente. Tras realizar el inflado del balón, se coloca el stent coronario para que la arteria se quede abierta de forma permanente. En la mayoría de los casos, el paciente recibe el alta entre las 24 y las 48 horas posteriores al procedimiento.

Tipos de stent

  • Stent convencional, normalmente de acero o cromo-cobalto.
  • Stent recubierto de fármacos o liberadores de fármaco (stent farmacoactivo). Proporciona el mismo soporte estructural que los stents convencionales, pero además está concebido para que lentamente libere la dosis exacta de fármaco y, de esta forma, contribuya a prevenir la reestenosis (la reproducción del estrechamiento de la arteria). El fármaco actúa limitando el exceso de crecimiento de tejido dentro de la arteria.Tras el implante de este tipo de stents será necesario llevar dos fármacos antiagregantes (para hacer la sangre más fluida), que son ácido acetilsalicílico (aspirina) y clopidogrel, durante al menos 1 año.
  • Stents farmacoactivos bioabsorbibles. Iguales a los anteriores, aunque con el tiempo son capaces de reabsorber parte de su estructura o desaparecer completamente (incluido el metal). Su ventaja se basa en la probabilidad de que al "disolverse" permitirían una restauración completa de todas las funciones de la pared de la arteria, evitarían problemas mecánicos tardíos y  facilitarían la visualización y la valoración no invasiva durante el seguimiento de los segmentos coronarios tratados.
La elección de un tipo u otro de stent depende de las características del paciente (como el riesgo de sangrado), tipo de lesiones de las coronarias, etc. El médico encargado del implante del stent (cardiólogo hemodinamista) tendrá en cuenta las características del paciente y será quien decida qué tipo de stent poner al paciente.

¿En qué casos está indicado?

  • En pacientes con infarto agudo de miocardio (músculo el corazón).
  • Cuando se implanta en centros con mucha experiencia, permite un tratamiento seguro y eficaz de los pacientes con enfermedad coronaria compleja o con afectación de varias arterias. De esta forma se puede evitar la cirugía a corazón abierto.
En España se colocan al año más de 100.000 stents de los que entre el 20% y el 25% se realiza tras un infarto de miocardio.

Riesgos del tratamiento con stent

  • Algunos estudios han alertado acerca de la posibilidad de que estos stents liberadores de fármacos se trombosen (se forme un trombo que los cierre y no permita paso de sangre) con mayor frecuencia que los convencionales, por lo que en estos casos es importante que el paciente siga correctamente el tratamiento que le prescriba el cardiólogo después del alta (aspirina y clopidogrel).
  • Obstrucción del interior del stent, es decir, reincidencia de la estenosis con el stent puesto.
 Fundación Española de Corazón

Acabar con el mito de aceite de coco. Es puro veneno y uno de los peores alimentos que existen

Este aceite contiene más de un 90% de grasas saturadas
Michels no ha dudado en afirmar que esa fama es totalmente injustificada y ha definido el aceite de coco como "puro veneno y uno de los peores alimentos que existen".
La profesora ha argumentado que no hay ningún estudio hecho en humanos que demuestre realmente sus beneficios para la salud y que, en realidad, el aceite de coco contiene más de un 90% de grasos saturados, por lo que es aún peor que la manteca.

Qué aporta de verdad este aceite

Las declaraciones de la profesora Karin Michels han causado sorpresa y perplejidad ya que una profesora de Harvard es una voz autorizada en este sentido.
Para aclarar dudas, hemos hablado con Estefanía Toledo, profesora del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fiosiopatología de la Obesidad y Nutrición de la Universidad de Navarra, y autora de numerosos estudios sobre salud y nutrición.
El aceite de coco no es un "elixir de la juventud"
Toledo no duda en afirmar que "se está promocionando el aceite de coco como si fuera un súperalimento, como si tomar un poco de aceite de coco fuera el elixir de la eterna juventud y eso no es cierto". Entonces, ¿qué aporta exactamente? Según esta experta:
  • Aporta principalmente grasas saturadas, que son el tipo de lípidos que no se recomiendan porque no son cardiosaludables.
  • Sin embargo, son un tipo de grasas saturadas "menos malas" que otras porque contienen ácidos grasos de cadena media.
  • Los ácidos grasos de cadena media, a diferencia de los de cadena larga, se absorben de forma distinta en el tracto intestinal.

El alcohol es un tóxico, puede causa osteoporosis

Beber mucho alcohol, causa de osteoporosis en el hombre

Hombre bebiendo una copa de bebida alcohólica. Un 8 por ciento de los varones mayores de 40 años tiene un riesgo elevado de fractura.
Con frecuencia, la osteoporosis se asocia a mujeres y menopausia. Sin embargo, los hombres jóvenes también pueden sufrir esta patología ósea, según se ha destacado en el II Curso de Osteoporosis y Patología Metabólica Ósea de la Sociedad Española de Reumatología (SER), celebrado en Madrid.
Antonio Naranjo, portavoz de la SER y reumatólogo en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín (Las Palmas de Gran Canaria), explica esta asociación a CuídatePlus. “En el varón existen tres causas que se relacionan con mayor frecuencia con osteoporosis que en la mujer: el consumo excesivo de alcohol, los tratamientos con corticoides y el hipogonadismo (insuficiencia de hormona masculina por alguna enfermedad)”.
¿Cuál es el mecanismo por el que el consumo excesivo de bebidas alcohólicas puede provocar osteoporosis en el hombre? “El alcohol tiene efectos tóxicos directos sobre el hueso, especialmente sobre su formación y calidad en personas jóvenes”.

¿Cuál es la prevalencia de la osteoporosis en los hombres?

La prevalencia de osteoporosis en varones españoles ronda el 3 y 5 por ciento, estimando que alrededor de medio millón de hombres padecen la enfermedad en España, cuenta el portavoz de la SER.
En el recién publicado estudio Episer, sobre prevalencia de diferentes enfermedades reumáticas en población española, un 8 por ciento de los varones mayores de 40 años tiene un riesgo elevado de fractura, cifra que aumenta al 25 por ciento en los de edad igual o superior a 65 años. Podría decirse que aproximadamente uno de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica en su vida.

Localización de las fracturas osteoporóticas y tratamiento

La localización de la fractura osteoporótica en el varón es similar a la de la mujer, siendo las más frecuentes la cadera, la vértebra, el brazo y el antebrazo. Una característica de la fractura de cadera en el varón es su mayor mortalidad, en comparación con la mujer.
“El tratamiento de la osteoporosis en el varón es muy parecido al de la mujer, con los bifosfonatos como fármacos de primera línea, contando además con medicación inyectable como la teriparatida y el anticuerpo monocolonal denosumab para los casos más graves”, afirma Naranjo.

Consejos para la prevención

Las medidas generales preventivas de la osteoporosis en el varón incluyen “hábitos de vida saludable, como la ingesta de productos lácteos y otros ricos en calcio -frutos secos y pescados-; además de ejercicio físico de impacto, como caminar; exposición solar con cautela, evitar el tabaco y moderar el consumo de alcohol”, recomienda Naranjo.
La población general todavía no sabe que los hombres también pueden padecer osteoporosis, tal y como reconoce el portavoz de la SER, añadiendo que este desconocimiento también afecta al personal sanitario, “lo que conlleva que los varones abandonen con mayor frecuencia el tratamiento. Queda tarea por delante en la formación de los médicos y las enfermeras en materia de osteoporosis y riesgo de fractura”.

La intolerancia a la histamina: ¿podría ser la causante de sus síntomas?

La intolerancia a la histamina: ¿podría ser la causante de sus síntomas?

Share:
La intolerancia a la histamina: ¿podría ser la causante de sus síntomas?
Para una prueba de salud rápida, piense si sufre de cualquiera de los siguientes síntomas comunes:
  • erupciones, urticaria o eczema;
  • dolores de cabeza o migrañas;
  • diarrea;
  • presión arterial baja;
  • picazón en los ojos, goteo nasal, congestión;
  • cólicos o dolores de cabeza premenstruales.
Estos son síntomas muy generales que tienen muchas causas posibles, pero una posibilidad que no se discute a menudo es una condición llamada intolerancia a la histamina.
¿Qué es la histamina?
histamineLa histamina es un compuesto que se encuentra en todas las células del cuerpo, y es un componente natural de muchos alimentos. También es un componente importante tanto del sistema inmunológico como del sistema neurológico, y está implicada en el proceso de inflamación. La histamina causa una variedad de síntomas, que varían dependiendo de dónde se la libera y a qué receptores se une.
¿Qué es la intolerancia a la histamina?
El verdadero mecanismo de la intolerancia a la histamina (IH) se encuentra bajo investigación, pero se cree que está relacionado con la acumulación de histamina. En un individuo sano, la histamina se descompone regularmente con la ayuda de dos enzimas: DAO y HNMT. Se piensa que el mecanismo de la intolerancia a la histamina se debe a la presencia de una disfunción genética o adquirida en una de estas dos enzimas. La enzima DAO se produce en el intestino, por lo que si la función intestinal se encuentra comprometida puede que no haya suficiente enzima para degradar la histamina de manera normal.
Cuando se produce una acumulación de histamina, aparecen los síntomas. Una disminución en la producción de la enzima DAO puede ser la razón por la que la intolerancia a la histamina parece ser más común en personas que tienen trastornos gastrointestinales tales como la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome del intestino irritable, la enfermedad celíaca y el sobrecrecimiento bacteriano intestinal (SIBO, por sus siglas en inglés).  La producción de la enzima DAO también puede verse inhibida ante ciertos medicamentos.
Algunos médicos cuestionan si verdaderamente la intolerancia a la histamina es una enfermedad. En Europa, la intolerancia a la histamina es aceptada más ampliamente como una condición verdadera.  En 2012, la Sociedad Alemana de Alergología e Inmunología Clínica la reconoció como una enfermedad verdadera cuya fisiopatología aún no ha sido determinada.
¿Cuáles son algunos de los síntomas de la intolerancia a la histamina?
  • diarrea;
  • dolor de cabeza;
  • sofocones;
  • sarpullido, urticaria (ronchas), eczema;
  • arritmia (latido irregular del corazón);
  • presión arterial baja: debido a la vasodilatación causada por la histamina;
  • sibilancia;
  • goteo nasal;
  • ojos llorosos;
  • angioedema: hinchazón de cara, manos, labios;
  • acidez gástrica: debido al aumento de producción de ácido;
  • picazón: normalmente de la piel;
  • síndrome premenstrual: dolores de cabeza durante el ciclo menstrual o cólicos dolorosos debido a contracciones producidas por la histamina en relación con los niveles hormonales.
Puede tener correlación con otros problemas de salud
La intolerancia a la histamina parece darse más frecuentemente cuando hay presente una disfunción gastrointestinal, como en la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad celíaca, el síndrome del intestino irritable, etc. Dados los pocos datos que se tienen en cuanto a la incidencia real de la intolerancia a la histamina, los datos sobre su correlación con otros problemas de salud son también escasos. En el ámbito de la medicina alternativa, se cree que ocurre más comúnmente cuando hay disbiosis intestinal o sobrecrecimiento bacteriano intestinal (SIBO, por sus siglas en inglés).
No es lo mismo que una alergia alimentaria
allergy testCon la intolerancia a la histamina, los síntomas pueden aparecer cuando se consumen ciertos alimentos, pero el mecanismo es diferente al de una alergia alimentaria. Algunos de los síntomas son similares a los de una verdadera reacción alérgica, pero en la intolerancia a la histamina no está implicada la inmunoglobulina E (IgE), por lo que las pruebas cutáneas y de alergias darán negativo.  Se piensa que la intolerancia a la histamina se produce debido a una acumulación de histamina, en vez de una liberación excesiva de histamina. Debido a esto, los síntomas pueden no ser inmediatos. Los síntomas pueden presentarse cada vez que se alcanza un cierto límite, lo que dificulta identificar un alimento en particular como el culpable.
Por ejemplo, es posible que usted haya consumido alimentos ricos en histamina en la mañana, y en la tarde haya consumido una comida baja en histamina. Pero, es posible que la comida de la tarde sea suficiente para hacer sobrepasar su nivel de tolerancia, por lo que usted tendría síntomas en la tarde. Usted podría pensar que sus síntomas se debieron a la comida de la tarde, pero en realidad los alimentos de la mañana fueron el factor más importante.
Qué debe hacer si piensa que la histamina es un problema para usted
Si usted cree que puede tener intolerancia a la histamina, hable con su médico para evaluar otras condiciones posibles “parecidas”, tales como alergias, trastornos de mastocitos o trastornos digestivos subyacentes. Una vez que estas posibilidades se hayan evaluado y tratado, se podrá comenzar una dieta de eliminación para ver si los síntomas mejoran. En este caso, llevar un diario de alimentos es esencial. Se deben corregir primero cuestiones subyacentes para optimizar la mejora. Debido a que la dieta es restrictiva, sobre todo si se añade a un plan de alimentación ya restringido, consulte con un profesional para asegurar una ingesta nutricional adecuada.
Cómo se diagnostica la intolerancia a la histamina
En este momento no hay pruebas comprobadas para diagnosticar la intolerancia a la histamina más allá de la dieta de eliminación. Si bien es posible medir la actividad de la enzima DAO en la sangre (una de las enzimas mencionadas anteriormente), así como los niveles de histamina en la sangre y la orina, estos resultados no parecen correlacionarse significativamente con los síntomas. Las pruebas cutáneas  o las pruebas típicas de sangre para detectar alergias no pueden dar positivo, ya que la inmunoglobulina E (IgE) no está implicada en la intolerancia a la histamina (como es en el caso de las verdaderas alergias).
Es importante recordar que, mientras se considere la intolerancia a la histamina como causa de síntomas, se deben evaluar otros trastornos relacionados como las alergias, los trastornos de mastocitos, la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad celíaca, la malabsorción de fructosa, el sobrecrecimiento bacteriano intestinal, la colitis, etc.
Después de realizar una evaluación de los trastornos relacionados, se podrá comenzar una dieta que elimine los alimentos altos en histamina. Si los síntomas mejoran al reducir o eliminar la histamina de la dieta, es posible que usted tenga intolerancia a la histamina.
El tratamiento para la intolerancia a la histamina
¡No se trata solo de seguir una dieta! Trate primero cualquier otro problema subyacente, ya que solo eso podría mejorar la tolerancia a la histamina.
En general, me gusta concentrarme en los tratamientos alimentarios ya que prefiero hacer todo lo posible en cuanto a la dieta en lugar de usar medicación. Pero, la intolerancia a la histamina requiere en verdad un enfoque integrador (integrative approach), ya que a menudo se produce junto a otros trastornos que necesitan un tratamiento que vaya más allá de las modificaciones que se puedan hacer en la dieta.
Dieta: una dieta baja en histamina es el tratamiento de elección (podrá ver listas de alimentos abajo), pero puede ser difícil de seguir si la persona ya está haciendo una dieta restringida como la dieta sin gluten o baja en FODMAPs, y debe hacerse bajo supervisión médica para asegurar una ingesta nutricional apropiada. La tolerancia a la histamina varía de persona a persona, y la cantidad de histamina tolerada debe deducirse por ensayo y error. Algunas personas solo pueden tolerar cantidades muy pequeñas, y otras más grandes.
yogaLo importante de destacar es que la tolerancia a la histamina parece mejorar cuando se tratan los problemas subyacentes.  Por ejemplo, cuando se tratan el síndrome del intestino irritable o el sobrecrecimiento bacteriano intestinal (SIBO), las reacciones a la histamina a menudo disminuyen. Es de suma importancia tratar los trastornos subyacentes junto con cambios en la dieta. Una vez que se completa la dieta de eliminación, se debe evaluar individualmente la tolerancia a determinados alimentos, y agrandar la dieta según la tolerancia que usted tenga para lograr una nutrición y estilo de vida óptimos.
Sueño: ¡de siete a ocho horas por noche ayuda con todo!
Apoyo: los problemas de salud y las restricciones dietéticas causan dificultades y estés.  Busque el apoyo de la familia, la comunidad, las organizaciones religiosas, los grupos de apoyo en línea, los grupos de apoyo locales. Evite a las personas negativas. Las interacciones negativas retrasan el proceso de curación.
Ejercicio: cualquier ejercicio es beneficioso. Trate de hacer de treinta a sesenta minutos diarios. No se sienta mal si solo puede hacer quince minutos de ejercicio; ¡todo ayuda!
Relajación: los beneficios de las técnicas de relajación son más que importantes.  Los ejercicios de respiración o relajación muscular progresiva son fáciles, gratis y pueden hacerse en cualquier lugar.  El yoga y la meditación son excelentes también. La relajación también puede significar para usted leer un libro, pasar tiempo con amigos o tocar música.
Medicamentos: antihistamínicos, cremas/ esteroides tópicos, esteroides orales, cremas homeopáticas o de origen vegetal tópicas y lociones para las erupciones.
Suplementos: hay escasez y hasta falta de datos sobre los suplementos, pero los siguientes se utilizan a veces: vitamina C, B6, zinc, cobre, magnesio, mangostán, quercetina, promotores y suplementos de la DAO y cremas de uso tópico. Utilice cualquier suplemento bajo la guía de un profesional. Los suplementos pueden tener efectos secundarios tóxicos. (Supplements can have toxic side effects.)
Aplicación sobre los contenidos de histaminahttps://itunes.apple.com/us/app/food-intolerances/id419098758
Aplicación sobre el seguimiento de síntomashttps://itunes.apple.com/gb/app/mysymptoms-food-diary/id405231632?mt=8&ign-mpt=uo%3D4
Libros: pruebe usar un libro de recetas bajas en histamina.  Lo ayudará a preparar comidas más fácilmente, especialmente durante la etapa de eliminación.
Alimentos que se pueden comer en una dieta baja en histamina
fruits and veg
  • En lo posible, coma alimentos frescos.
  • Carne y pescado frescos (evitar la carne y el pescado en conserva).
  • Fruta fresca, excepto fresas y cítricos.
  • Verduras frescas, excepto tomates, espinaca y col.
  • Cereales: arroz, maíz, mijo, avena, sorgo.
  • Aceites: la mayoría de los aceites de cocina.
Vea abajo una lista de alimentos con alto contenido de histamina y de medicamentos que deben utilizarse con precaución si usted piensa que la intolerancia a la histamina puede ser un problema para usted.
Alimentos con alto contenido de histamina
Esto es motivo de controversia, ya que el contenido de histamina de los alimentos varía en función de su tiempo de almacenamiento, madurez, cocción y procesamiento. Ciertos alimentos también, si bien no contienen niveles altos de histamina, son ricos en compuestos conocidos como liberadores de histamina que pueden desencadenar síntomas similares al aumentar los niveles de histamina. La siguiente lista, que no es exhaustiva en absoluto, contiene alimentos comúnmente reconocidos por ser ricos en histamina o ser liberadores de histamina.  Las listas de alimentos que se encuentran disponibles varían, y es difícil encontrar información consistente en cuanto al contenido de histamina de los alimentos. El punto que sí parece ser aceptado por todos es que los alimentos fermentados y añejados suelen ser los más culpables de todos.
  • alcohol: champagne, vino tinto, cerveza, vino blanco;
  • carnes o pescados fermentados o ahumados: salame, sardina, caballa, arenque, atún;
  • alimentos enlatados o encurtidos: chucrut, pepinillos en vinagre, salsa de pepinillos, salsa de      soja;
  • productos lácteos fermentados: yogur, kéfir, suero de leche;
  • quesos añejos: parmesano, gouda, suizo, cheddar;
  • frutas: frutas secas, fresas, cítricos;
  • verduras: tomates y productos de tomate, espinaca;
  • legumbres: garbanzos, granos de soja, cacahuetes;
  • otros: canela, chocolate;
  • cereales: trigo;
  • liberadores de histamina: cítricos, papaya, piña, nueces, fresas, claras de huevo, aditivos;
  • bloqueadores de la enzima DAO: alcohol, té negro y verde.
Medicaciones para usar con precaución si la intolerancia a la histamina es un problema
Estas medicaciones inhiben la enzima DAO:
  • la acetilcisteína;
  • el ambroxol;
  • la amilorida;
  • la aminofilina;
  • la amitriptilina;
  • la aspirina;
  • el cefotiam;
  • la cefuroxima;
  • la ciclofosfamida;
  • la cimetidina (Tagamet);
  • el ciprofloxacino;
  • la codeína/ los opioides;
  • el diazepam (Valium);
  • el haloperidol (Haldol);
  • los medios de contraste;
  • el metamizol;
  • la metoclopramida (Reglan);
  • el naproxeno (Aleve);
  • el narcótico tiopental (medicamento intravenoso para las cirugías);
  • la noscapina;
  • el pancuronio;
  • la prilocaína.
ESTE ARTÍCULO ES PROPIEDAD DE AMY BURKHART, MD, RD.

Alimentos desaconsejables:

  • Naranja, limón, mandarina, pomelo, kiwi, piña, papaya, frambuesas, aguacate, plátano, fresa, ciruelas.
  • Chocolate y derivados (nocilla, cola-cao, bombones…).
  • Vaca: Leche y derivados (queso, yogur, actimel, cacaolat, natillas, nata, chocolate de leche, puré de patata artificial, helados, flan, crema catalana…).
  • Soja: Leche de soja y derivados, (miso, tempe, tamari, tofu, lecitina de soja, brotes de soja, yogur de soja, salsa de soja…).
  • Café, té, alcohol, cerveza, vino, vinagre y confitados.
  • Pescado azul y marisco.
  • Frutos secos (nueces, cacahuetes, almendras).
  • Cerdo y embutidos, carne de la nevera de más de 48 horas.
  • Trigo y derivados (pan, pasta, cereales, pizzas, pastelería, bollerías, harinas, rebozados…)
  • Tomate, pimiento, berenjena, patata, espinacas y acelgas. Y verduras fermentadas como el chucrut.
  • Azúcar blanco y aditivos (glutamato o E-621, aspartamo, helados, pasteles, chucherías…).
  • Envasados en extracto, ahumados, conservas o fermentados.
  • En menor cantidad también hay en la clara del huevo, algunas legumbres como los garbanzos.
  • También las setas si no son frescas… y olivas…
* Es recomendable evitar los alimentos que contienen gluten: trigo (seitá, cuscús, bulgur…), cebada, kamut, espelta, centeno, malta. Y valorar si la avena está contaminada o no.

Alimentos sanos para que están afectadas por intolerancia a la histamina:

  • Manzana, pera, mango, coco, lichis, granada, uva, melón (si es muy maduro no se aconseja), sandía, frutas del bosque, higos, melocotón, cerezas, albaricoque, nectarinas…
  • Leche de arroz, de mijo, de quinoa, de sésamo, de coco, de avena (*), leche de yegua, leche de cabra o de oveja…
  • Queso de oveja o de cabra FRESCO (las personas sensibles tienen que vigilar porque es un fermentado y, por lo tanto, tiene histamina, cuanto más fermentado más histamina contiene).
  • Yogur de oveja o de cabra (vigilar las personas sensibles porque también es un fermentado y, por lo tanto, tiene histamina).
  • Algarroba.
  • Pan de espelta, pasta de espelta, harina de espelta (*).
  • Azúcar integral, estevia o miel.
  • Infusiones de hierbas que no contengan teína.
  • Pescado blanco: lenguado, podas, rape, merluza, halibut, bacalao, perca, calamares, pulpo, sepia, congre, rodaballo, gallo, trucha de río, lubina, mero, dorada, manada, cap-roig… Vigilar la conservación del pescado.
  • Lechuga, endibias, escarola, berro, canónigos, rúcula, coles de Bruselas, coliflor, col lombarda, brócoli, brócoli blanco, alcachofas, zanahoria, boniato, pepino, ajo, cebolla, puerro, calabacín, calabaza, espárragos, remolacha, judías, nabos, rabanitos, apio…
  • Cordero, ternera, conejo, jabalí, pollo, pavo…
  • Yema de huevo (tener precaución con la clara del huevo)
  • Algas
  • Legumbres: guisantes, lentejas, habas, judías secas, azukis
  • Semillas: lino, sésamo (tahine…), cáñamo, …
* Hay que tener en cuenta que los alimentos que contienen gluten (como la espelta) no son los más recomendables para ningún intestino y, por tanto, es mejor que las personas más sensibles sigan una dieta sin gluten: mijo, quinoa, alforfón (sarraceno), tapioca, amaranto, teff, sorgo, arroz o maíz. La avena es un cereal que algunos productores la garantizan libre de gluten (hay que comprobar la etiqueta).

Frutos secos. Control del índice glucémico

Frutos secos para la diabetes

Frutos secos para la diabetes
Los frutos secos pueden ser unos grandes aliados en el tratamiento de nuestra diabetes. Un buen control de nuestra alimentación enriquecida con estos tesoros de la naturaleza sin duda puede ayudar a que nuestro índice glucémico se mantenga en óptimas condiciones. Para hablar sobre los frutos secos hemos acudido al dietista y nutricionista Javier Gascó, colegiado en el Colegio Oficial de Dietistas y Nutricioinistas de la Comunidad Valenciana quien en este vídeo nos comenta entre otras cosas, cuantas veces al día podemos comer frutos secos y en que cantidad. Además nos explica con todo lujo de detalle cuales son sus propiedades más beneficiosas para nuestro organismo, como por ejemplo que los frutos secos como las nueces, avellanas, almendras o castañas contribuyen a reducir hasta en un 50% el riesgo de padecer infartos
Pregunta: ¿Son los frutos secos tan recomendables como dicen?
Respuesta: Los frutos secos son llamados así porque todos tienen una característica en común: en su composición natural tienen menos de un 50% de agua. Son alimentos muy energéticos, ricos en grasas, proteínas y minerales. Según el tipo de fruto seco, también pueden aportar buenas cantidades de vitaminas (grupo B) o ácidos grasos omega 3 (poliinsaturados).
P: ¿Qué beneficios aportan?
R: Los frutos secos son muy ricos en algunos elementos beneficiosos para la salud, por ejemplo, contienen vitamina E, que tiene propiedades antioxidantes. Poseen la mayoría de las vitaminas B, convirtiéndolos en un alimento muy apropiado para aquellas personas vegetarianas que quieran prescindir de aporte cárnico.
El contenido en calcio hace que sean en algunos casos sustitutivos de la leche y prevenir la osteoporosis. Son ricos en fibras y su ingesta produce un tránsito rápido de alimentos por el tracto intestinal previniendo el estreñimiento.
Casi todos los frutos secos contienen un gran aporte calórico y de hidratos de carbono, bueno para los atletas.
Reduce el colesterol (omega 3), disminuyen el riesgo de diabetes tipo 2 al controlar la glucemia y buenos en situaciones de esfuerzo intelectual.
P: ¿Y sus riesgos?
R: Es importante comentar que los frutos secos pueden desencadenar reacciones alérgicas en personas muy sensibles, por lo cual estas personas deben evitar consumirlos. También suelen producir fermentaciones en el intestino, provocando flatulencias.
No son, sin embargo, recomendables en las dietas hipocalóricas, por lo general, debido a su alto contenido calórico, pero sí en pequeñas cantidades.
P: ¿Cuales son los frutos secos más sanos? ¿Cuales deberíamos evitar?
R: No hay alimentos buenos ni malos, y la clave del comer bien radica en la moderación. Los frutos secos como las nueces, avellanas, almendras o castañas contribuyen a reducir hasta en un 50% el riesgo de padecer infartos.
Reducir el consumo excesivo por el alto aporte calórico y en caso de alergias.
P:- En una dieta que cantidad de frutos secos se puede consumir al día
R: Debido a su composición grasa, son alimentos de alto valor calórico, por lo que no se deben consumir en exceso, ya que suponen un gran aporte de energía y podrían contribuir al desarrollo de sobrepeso. Por ello, las recomendaciones diarias vienen a ser una media de unos 30 gramos al día.
P: – Cuantos frutos secos puede consumir una persona con diabetes 
Nuestros Aliados los Frutos secos
Nuestros Aliados los Frutos secos
R: La cantidad recomendada seria la misma que para los no diabéticos (30gr. diarios) pero a la hora de elegir los, podemos seccionar aquellos que mejoren al diabético.
Tomar nueces ayuda a mejorar la diabetes en personas que están predispuestas a padecer esta enfermedad o son resistentes a la insulina.
Los pistacho ayudan a controlar la glucosa en sangre después de las comidas (glucemia postprandial) teniendo un efecto beneficioso para los pacientes con síndrome metabólico.

Dieta cardioaludable. Despues de un infarto

¿Qué se puede comer después de sufrir un infarto?

Recuperarse tras padecer un enfermedad cardíaca es posible si se sigue una dieta cardiosaludable y se practica ejercicio de forma moderada y constante. Hemos recogido los grupos de alimentos que te convienen y aquellos que deberías evitar para retomar tu vida diaria.

1 / 10 Legumbres dos días a la semana

Las legumbres son una excepcional fuente de proteínas de origen vegetal, además de una excelente elección por su contenido en fibra y minerales.
Estos alimentos pueden sustituir perfectamente las carnes rojas y procesadas, las cuales aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas.
  • Extra: Las lentejas, garbanzos o judías son alimentos que deberíamos incluir en la dieta al menos dos veces por semana.

2 / 10 Incluye pescado azul en tu dieta

Tras sufrir un infarto nuestra dieta debería excluir las grasas saturadas. Sin embargo, en ningún caso, nos podemos olvidar de las insaturadas. Estas las podemos encontrar en los pescados grasos como por ejemplo el salmón, la caballa o la trucha.
  • Extra: Los ácidos grasos omega 3 son fundamentales para evitar las patologías relacionadas con el sistema circulatorio.

3 / 10 Lácteos sí, pero suaves y ligeros

Aproximadamente el 15% de las calorías totales diarias deberían provenir de las proteínas.
Estas están presentes tanto en alimentos de origen animal como vegetal. En la leche, los yogures o los quesos puedes encontrar proteínas de calidad.
  • Extra: Procura evitar los quesos muy curados y elige siempre lácteos desnatados.

4 / 10 El aceite siempre de oliva virgen extra

Su consumo es aconsejable tanto si estamos perfectamente sanos como si nos estamos recuperando de un infarto.
El perfil nutricional del aceite de oliva virgen extra incluye ácido oleico, un tipo de grasa saludable que nuestro sistema cardiovascular agradece.
  • Extra: Cuatro cucharadas diarias de este aceite junto con una dieta mediterránea en la que las verduras y las frutas sean mayoría son la mejor protección para tu corazón.

5 / 10 Añade unos frutos secos al desayuno

Junto con los pescados grasos y frutas como el aguacate, los frutos secos y, especialmente las nueces, son fuente de grasas saludables (monoinsaturadas).
Además, las nueces destacan por su contenido en omega 3, ácido graso esencial que nuestro cuerpo no fabrica y debemos obtener a través de la alimentación.
  • Extra: Las nueces cuentan con L-arginina (aminoácido que ayuda a regular la presión arterial) y fitoesteroles (compuestos que contribuyen a reducir el colesterol bloqueando su absorción en el intestino).

6 / 10 Saborea una taza de té

Dos son las razones principales por las que se recomienda incluir té en la dieta si has sufrido un infarto: la catequina y la quercetina.
La primera, inhibe la producción de colesterol, mantiene a raya la presión arterial y previene la formación de coágulos de sangre. La segunda, mejora las funciones de los vasos sanguíneos.
  • Extra: Si su sabor no te acaba de convencer, prueba a reducir su amargor añadiendo una rodaja de limón o unas hojitas de menta.

7 / 10 Menos sal y más especias

Disminuir la cantidad de sal en la mesa es crucial a la hora de preparar tus platos cardiosaludables.
La OMS recomienda no superar los 5 g de este condimento al día, es decir, una cucharadita. La mayoría de las personas doblan esa cantidad.
  • Extra: Las conservas y los productos ultraprocesados suelen contener una importante cantidad de sal. Así que te recomendamos que no añadas más a tus platos. Para dar sabor, puedes aderezar tus recetas con una gran variedad de especias.

8 / 10 Elimina de tu menú los ultraprocesados

Los alimentos ultraprocesados apenas aportan nutrientes al organismo y, sin embargo, contienen altos niveles de grasas saturadas, las cuales están directamente relacionadas con las enfermedades del corazón.
  • Extra: Entre un paquete de salchichas y una pechuga de pollo a la plancha, escoge siempre la segunda. Es preferible optar por la proteína de animales de carne magra que la que contienen las carnes procesadas.

9 / 10 Evita las grasas trans

Si ya es importante limitar el consumo de las grasas saturadas, aún lo es más el de las trans.
Estas grasas están presentes en alimentos tan cotidianos como las margarinas, bollería industrial, galletas, patatas fritas y otros snacks...
  • Extra: Las grasas trans, creadas por la industria alimentaria, incrementan el colesterol malo (LDL) y reducen el colesterol bueno (HDL).

10 / 10 Si tienes sed, el agua es tu bebida

De forma indirecta, las bebidas gaseosas constituyen un importante factor de riesgo cardiovascular, ya que favorecen el sobrepeso y la obesidad.
  • Extra: Las personas que beben a diario una bebida azucarada tienen un 20% más de posibilidades de sufrir un ataque cardíaco.
Sufrir un ataque al corazón es una de las principales causas de defunción en nuestro país. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2107 las enfermedades del sistema circulatorio volvieron a ocupar el primer lugar en este ranking con 124.197 fallecidos.
La mayoría de las personas que padecen un infarto sobreviven (70%). Ahora bien, tras un episodio tan grave, las medidas para una pronta y correcta recuperación no se deben hacer esperar.
  • La alimentación es fundamental para evitar que se repita la enfermedad. Y para ello, es necesario establecer una dieta que incluya ciertos alimentos y, sobre todo, que excluya otros.
  • En la galería que acabas de ver hemos hecho una pequeña recopilación que a modo de guía te puede ayudar a crear una dieta basada en nuevos hábitos cardiosaludables.

Grasas saturadas

Grasas saturadas


Imagen de varias hamburguesas hechas con carne.

¿Qué son las grasas saturadas?

Las grasas están compuestas por moléculas de triglicéridos, a su vez formados por los ácidos grasos, que se clasifican en función de la presencia de dobles enlaces en su molécula. En este sentido, existen esencialmente tres tipos de grasas, las saturadas, las insaturadas y las grasas trans.
Las grasas saturadas son las que no presentan dobles enlaces, y se encuentran en los alimentos de origen animal, como las carnes, embutidos, o la leche y sus derivados; también están presentes en algunos vegetales, como el aceite de palma y el de coco. Las grasas saturadas son sólidas a temperatura ambiente, y pueden ser visibles (como la que se encuentra en la piel del pollo o alrededor de otras carnes, así como la grasa de la leche), o invisible (contenidas de forma natural dentro de los alimentos o añadida durante su procesado, como en el caso de alimentos preparados, aperitivos y bollería).

Beneficios del consumo de grasas saturadas

Las grasas saturadas no tienen ningún beneficio en sí mismas más allá de las características que aportan las grasas en general, que son nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.
Su principal función, la de las grasas en general, es la de aportar la energía que el cuerpo necesita para trabajar adecuadamente, pero, además tienen un importante papel en el desarrollo de procesos que tienen lugar en el organismo, ya que ayudan a mantener saludables el pelo y la piel, permiten la absorción de las vitaminas liposolubles (aquellas que se disuelven en grasas y aceites, constituidas por las vitaminas A, D, E y K), y llenan las células del tejido adiposo, lo que ayuda a aislar al cuerpo para mantenerlo caliente. Los ácidos grasos esenciales contenidos en los alimentos también son necesarios para el desarrollo del cerebro y el control de la coagulación de la sangre y la inflamación.

Perjuicios del consumo de grasas saturadas

El consumo de grasas saturadas incrementa los niveles de colesterol LDL, llamado comúnmente colesterol “malo”, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades y problemas cardiovasculares, como ateroesclerosis, accidentes cerebrovasculares o ataques cardíacos.
Se debe evitar en la medida de lo posible el consumo de grasas saturadas, limitando su ingesta a un 10 por ciento de las calorías diarias totales. El consumo excesivo de grasas saturadas está directamente relacionado con la obesidad.
Las grasas trans son incluso más perjudiciales que las saturadas, ya que tiene un doble efecto: además de incrementar los niveles de colesterol LDL, reducen el colesterol HDL, también llamado colesterol “bueno”. Estas grasas se forman en el procesamiento industrial de algunos alimentos, conocido como hidrogenación, mediante el que cambian su configuración y pasan de grasas insaturadas a grasas trans.

Alimentos que contienen grasas saturadas

La mayoría de los productos que contienen grasas saturadas son de origen animal. Entre estos alimentos se incluyen:
  • Aceite de coco.
  • Leche y sus derivados.
  • Chocolate.
  • Mantequilla.
  • Carne de vaca.
  • Carne de cerdo.
  • Manteca de cerdo.
  • Margarina.
  • Carne de pollo.
  • Carne de pescado.
  • Yema de huevo.
El hecho de que estos alimentos contengan grasas saturadas no implica que se deba evitar su consumo y eliminar de la dieta. La cantidad de grasas saturadas que contengan los productos es determinante a la hora de diferenciar si se trata de un alimento saludable o no, ya que mientras la leche entera contiene alrededor de un 60 por ciento de grasas saturadas, el porcentaje en la carne de pollo, el pescado o la yema de huevo está en torno al 30 por ciento.
Además, muchos productos disponen de alternativas bajas en grasas saturadas, como en el caso de la leche desnatada o las margarinas bajas en grasas. Los alimentos que contienen este tipo de grasas no deben ser suprimidos de la dieta, sino que hay que procurar incluirlos con moderación, dentro de una alimentación equilibrada, como en la dieta mediterránea.

Consejos para reducir el consumo de grasas saturadas

A la hora de cocinar y elegir productos para el consumo, es recomendable seguir una serie de consejos para evitar una ingesta excesiva de grasas saturadas e incorporarlas a una dieta equilibrada que apueste por las grasas insaturadas. Entre estas recomendaciones se pueden incluir:
  • Consumir aceites vegetales: Como aceite de oliva y de girasol, ricos en grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, excepto el aceite de coco o el de palma.
     
  • Consumir pescados: La mayoría de los pescados son más bajos en grasas saturadas que la carne. Además, muchos contienen ácidos grasos omega 3, que ayudan a reducir el colesterol.
     
  • Elegir carnes magras. Es preferible consumir carne de pollo, pavo y otras aves (mejor sin piel), y de cerdo (eliminando la grasa visible), que otras carnes más grasientas.
     
  • Evitar las frituras: A la hora de cocinar, es más recomendable cocinar los alimentos al horno, cocidos, asados, y a la plancha, que fritos.

DIETA CARDISALUDABLE. PARA ANTES Y DESPUES DEL INFARTO

DIETA CARDISALUDABLE

Llamamos dieta cardiosaludable a aquella que, además de no tener consecuencias negativas para nuestra salud, previene la aparición de enfermedades cardiovasculares. Las enfermedades cardiovasculares son más habituales en los países del norte de América y Europa que en los de la cuenca mediterránea. Este hecho se asocia al mayor consumo de grasas saturadas en dichos países. La dieta mediterránea se caracteriza por un alto contenido en frutas, aceite de oliva, vegetales y pescado, y un menor contenido en grasas saturadas, y es considerada por muchos como una dieta cardiosaludable.

Los componentes de la dieta más perjudiciales para la salud cardiovascular son las grasas saturadas, el colesterol y el contenido calórico. Por el contrario, los más beneficiosos son los ácidos grasos monoinsaturados y, en menor medida, los ácidos grasos poliinsaturados y la fibra. Por ello la dieta cardiosaludable se basa en reducir el consumo de grasas de origen animal, evitar el exceso de calorías y favorecer la alimentación a base de frutas, verduras, aceite de oliva, pescado y fibra. En general, se aconseja que las grasas constituyan menos del 30% del total de calorías.

Como norma general en una dieta cardiosaludable podemos clasificar los alimentos en tres grupos: alimentos recomendables, los que se deben reducir y los que se debe evitar. Entre los que debemos evitar se encuentran la carne de cerdo y sus derivados; la carne de cordero; carnes rojas en general y hamburguesas; leche entera y derivados, y productos hechos con manteca o mantequilla. También debemos evitar los alimentos ricos en colesterol como la yema de huevo y la mayonesa; así como los alimentos hipercalóricos que son los dulces, azúcares refinados, mermelada, miel, chocolate y helados.

Debemos consumir con moderación ternera, liebre, leche y derivados desnatados, margarinas, huevos, frutos secos, café y té. Por último, entre los alimentos recomendables señalar el aceite de oliva, pescado blanco y, sobre todo, azul, las aves como el pollo y el pavo; verduras, frutas, hortalizas, legumbres, cereales y pan integral.

Otros consejos que nos permitirán seguir una dieta cardiosaludable son retirar toda la grasa visible de la carne y eliminar la piel de las aves, asar las carnes en lugar de freír, no utilizar condimentos, reducir el consumo de sal. También es importante disminuir el consumo de bebidas alcohólicas y no fumar. Por último recuerde que hacer ejercicio físico regularmente, contribuye a adelgazar y a controlar el colesterol y la tensión arterial.




El aceite de coco y de pama, son venenos paraa  el corazon, son grasas saturadas.


Evita la sal, y la azùcar refinada

Como superar el complejo de inferioridad masculino. Un libro de autoyuda. "Tus zonas de éxito".



 Tus zonas de éxito (Por Ramon Fernández Palmeral), escritor y pintor

Compra en Amazon (9.77 €)
Un libro ideal de regalo en Navidad, para tu pareja masculina.

El complejo de inferioridad masculina puede acaba en difuncuon erectil e impotencia sexual.

No es este un libro más de autoayuda, sino una autobiografía personal de éxitos y fracasos. Contiene 100 artículos que se pueden leer individualmente. Una forma amena de aprender a tener éxito en la vida. La palabra éxito no es sinónima de felicidad ni de tranquilidad. Es un concepto de la sociedad de consumo que creemos que el éxito es poder tener todo lo que se te antoje. Todo en el hombre es mental y relativo según en la sociedad en la que vivas. Por ejemplo para un haitiano, las personas más pobres del mundo, es comer cada día, o tener un techo donde dormir o zapatos. Si lo logra ese día será para él un día exitoso. Para un indio es tener la suerte de que una vaca sagrada entre en tu tienda de verduras y se coma una lechuga. Aprenderás a no cometer errores graves en tus comportamientos sociales.
Cada día más la mujer tienen más estudios  e indimida al hombre con  menos estudios o situación económica, y el compleo de inferioridas de acentúa, que desemboca en la separación
Hay hombres que  no superan su compleo de inferioridad ante mujeres directivas o con muchos estudios.

Un buen pene no hace la felicidad de una mujer.

Pies fríos y remedios. Causas

¿Por qué tengo siempre los pies fríos?

Yamila Papa Pintor · 30 noviembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 30 noviembre, 2018
Una alimentación e hidratación adecuadas pueden ayudarnos a elevar la temperatura de los pies. La actividad física también es fundamental, porque favorece la circulación.
¿Sabías que los «pies fríos» podrían estar apuntando a problemas de salud? No tiene que ver con las veces que vas al salón de belleza o te pintas las uñas, sino con su temperatura y transpiración.
¿Sueles tener los pies fríos incluso en verano? Si fuera así, valdría la pena analizar sus causas. En este artículo, te contaremos algunas de las principales causas de la permanente sensación de frío en los pies. Te ofrecemos, además, algunas ideas para mantenerlos calientes.

Posibles causas de pies habitualmente fríos

¿Sientes que tus pies están fríos pese a que hay calor o a que tienes calcetines o zapatos puestos? Tal vez, se deba a:

1. Problemas circulatorios

Si la sangre fluye correctamente, los pies deben mantenerse calientes. Sin embargo, podría haber obstrucciones en las arterias que no permitan una circulación adecuada. Ello provocará que la temperatura de las extremidades sea incluso menor que la que habitualmente tienen con relación al resto del cuerpo.
De ahí se infiere la importancia de comprobar que no sufres enfermedad arterial periférica.
Una manera de saberlo podría ser observar lo que sucede cuando te vas a acostar. Por ejemplo, si al elevar las piernas o al reclinarte sintieras que los pies se enfriaran demasiado.
Si fuera el caso, deberías evitar que quedaran colgando en el borde de la cama. Esta sería una forma de evitar la dificultad añadida que supone para el organismo la adopción de una mala posición.
Otra cuestión que podrías observar es si las heridas o lesiones no cicatrizan rápido.
¿Te interesa saber más? Descubre los 6 mejores ejercicios para estimular la circulación de las piernas.

2. Problemas neurológicos

Un nervio dañado, deficiencia de vitaminas o insuficiencias metabólicas, pueden hacer más probable que los pies se enfríen. También podría ocurrir si se padece alguna enfermedad de tipo renal o hepático, o bien, si está muy expuesta a ambientes tóxicos.
La neuropatía periférica comienza en los nervios más largos del cuerpo. (Nos referimos a los que llegan a los dedos de los pies.) El entumecimiento, el ardor u hormigueo son, pues, síntomas asociados a este cuadro.
En dependencia de la severidad de su condición, el paciente podría llegar a experimentar pérdida de sensibilidad y agudización del dolor. Y, en los casos más graves, acompañados incluso de una disminución significativa del tono muscular.

3. Sudoración excesiva


Usar un calzado inadecuado, hacer ejercicio o estar nervioso podría desencadenar las incómodas manifestaciones de la hiperhidrosis. Esta condición provoca que se transpire en demasía. Su resultado es refrigerante para el cuerpo. Junto con las manos, los pies son las partes del cuerpo más afectadas por este problema.
De ahí la importancia de usar calcetines de algodón y evitar la exposición sostenida al frío (durante el baño, por ejemplo). Lo contrario podría provocar por lógica que la temperatura de los pies bajara notablemente.

4. Otras causas

Entre las razones más frecuentes de los «pies fríos», podemos destacar:
  • Problemas en la hormona tiroides
  • Metabolismo basal muy bajo
  • Tensión en las vértebras lumbares
  • Resfriados y estados gripales
  • Dieta no balanceada
  • Enfermedad de Raynaud
  • Nervios pinzados
  • Enfermedad de Buerger
  • Esclerosis múltiple
  • Problemas coronarios

Ideas para evitar los «pies fríos»


Una vez determinada la causa del enfriamiento de los pies, es aconsejable acudir al médico. Quizás pueda indicarte un tratamiento que te ayude a corregir el problema. Incluso, cuando no fuera necesario seguir un tratamiento, no están de más estos consejos:

1. Comer mejor

He aquí algunos consejos básicos:
  • Evita comer crudos y fríos, los vegetales los días fríos. En invierno, es mejor comer verduras hervidas o salteadas. 
  • También debes evitar los lácteos y la cafeína.
  • Opta por especias que aumenten la temperatura corporal como el jengibre, el curry y la pimienta de Cayena.
  • No deben faltar los aceites vegetales y los frutos secos en tu mesa.
  • Especialmente recomendados en estos casos, son los alimentos ricos en magnesio, vitaminas C, E y K y calcio.
  • Y, no olvides beber agua. Recuerda que la deshidratación también puede provocar frío en los pies.

2. Hacer hidroterapia

Hacer hidroterapia
Esta terapia no debe prolongarse más de 10 minutos. Por otra parte, es preciso prestar atención a la temperatura del agua para no quemarse. Una diferencia muy acusada de temperatura del agua con respecto a la del cuerpo, podría provocar problemas en los vasos sanguíneos.

Pasos que seguir:

  • Introduce los pies en un cuenco con agua moderadamente caliente.
  • Transcurrido el tiempo indicado, sácalos de ese cuenco y mételos en otro con agua de templada.
  • Deja pasar unos pocos minutos.
  • Sécalos tan pronto como saques los pies del agua.
  • Por último, ponte unos calcetines de algodón.

3. Abrigarse bien

  • Es preciso que el calzado, además de cerrado y de un material que guarde el calor, sea impermeable.
  • Ha de ser no muy ajustado; lo contrario impediría la circulación.
  • Los calcetines deben ser preferiblemente de algodón o lana.
  • Y, no olvides abrigarte la cabeza. Recuerda que esa parte del cuerpo alberga el órgano que regula todas nuestras funciones vitales; la temperatura, entre ellas.
También podrías leer 8 hábitos para prevenir y tratar el resfriado.

4. Mantener los pies secos

Muchas veces se nos enfrían los pies porque se mojan. A veces, pasan muchas horas hasta que finalmente se secan. Para evitar este tipo de contratiempo, podrías llevar una toalla o un par de calcetines en el bolso.
Esta puede ser una manera efectiva de conseguir que los pies estén secos cuando estés fuera de casa. Tenlo presente, sobre todo, para los días lluviosos o en los que nieve.
También se recomienda cambiar los calcetines al menos 2 veces al día. Lo deseable es que estos sean de material absorbente, como la lana, por ejemplo.

5. Moverse

Aunque hacer deporte podría hacer que aumentara la transpiración de los pies, siempre es recomendable hacer ejercicios. Son muchísimos los beneficios que estos le reportan al organismo.
Conviene, además, hacer altos para caminar, sobre todo si nuestras actividades cotidianas exigen que pasemos sentados o parados durante muchas horas. Así evitarás el enfriamiento causado por mala circulación.
A esos breves paseos, podrías añadir otros ejercicios que podrías hacer aún estando sentada en el escritorio. Por ejemplo, hacer movimientos circulares para mantener caliente la articulación de tobillos y muñecas. También podrías intentar contraer y estirar los dedos de los pies.

6. Masajes y acupuntura

Estas dos técnicas te pueden ser de mucha ayuda.
En el caso de los masajes, lo ideal es hacerlos inmediatamente después del baño o tras introducir los pies en agua tibia. Prueba a usar aceite de sésamo o lanolina; ambos mejoran la circulación.
Para la acupuntura, es indispensable contactar con un profesional. Podrías consultarle a ese mismo profesional por la posibilidad de que te practicara técnicas de la reflexología.