España está de luto por los atentados terroristas en Cataluña

Parece ser que sus intenciones primeras con los explosivos y las botellas de butano eran la catedral  de La Sagrada Familia.

Propiedades y beneficios de las pipas de girasol.

Los frutos secos son un alimento que nos ofrece grandes beneficios nutricionales. Las pipas de girasol es uno de los que más consumimos habitualmente, y por ello merece la pena prestarles atención y saber que es uno de los frutos secos más completos que existe.
Las pipas de girasol son un tipo de fruto seco que la mayoría de nosotros consume en abundancia, un gesto muy bueno, ya que además de darnos un buen sabor es una de las mejores maneras de mantenernos jóvenes y fortalecer nuestro corazón, ya que contienen altas dosis de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Entre ellos destaca la vitamina E, algo que las pipas de girasol contienen en altas dosis y que no debemos pasar por alto.
Los frutos secos son una buena fuente de vitamina E, pero en las pipas abunda este nutriente necesario para el organismo. Se trata de un potente antioxidante que se encarga de proteger los diferentes tejidos que componen nuestro organismo. Es destacable la función que tiene como protectora del sistema circulatorio y del corazón en cuestión, evitando la aparición de diversas enfermedades. Consumir pipas de girasol es una buena manera de mantener un corazón más joven y protegido de las agresiones del día a día, y haciéndonos más fuertes frente a los riesgos de padecer un cáncer.
En cuanto a esta vitamina las pipas es el alimento que las contiene en mayor medida, pero no solamente son ricas en este nutriente, sino que nos aporta buenas dosis de otros como el ácido fólico y el magnesio, importantes y necesarios para el buen funcionamiento de nuestro sistema circulatorio. Mantener unos buenos niveles de estos nutrientes nos ayudará a prevenir enfermedades cardiacas ya que mantienen protegidos los órganos y fuertes por más tiempo.
Pero además de ser un alimento cardiosaludable, el gran aporte mineral de las pipas de girasol, y su alta concentración de vitaminas las convierte en un alimento antienvejecimiento, y es que ayuda a retrasar los efectos causados por el paso del tiempo y los ataques que los radicales libres llevan a cabo en nuestro organismo.
Existen diferentes formas de presentar las pipas de girasol, ya que dependiendo de su tueste serán más o menos beneficiosas para el organismo. Las podemos encontrar al natural, que es la mejor forma de consumir este fruto seco. Pero la manera más habitual de encontrarlas es salada, aunque existen diversos tipos de salado que dependerán mucho de la marca y del fabricante. Es importante que cuando elijamos las pipas como fruto seco no las consumamos demasiado saladas, ya que un exceso de sodio no es nada beneficioso para el organismo.
A partir de ahora disfrutar de unas pipas en nuestros ratos libres nos ayudará a mantenernos más jóvenes y con el corazón en perfectas condiciones. Desde luego que todos los frutos secos son una buena opción para mejorar la salud y disfrutar de un aperitivo totalmente saludable y apetitoso.

Tomado del blog Vitonica
 https://www.vitonica.com/vitaminas/pipas-de-girasol-el-secreto-de-la-juventud

Yo las consumo en tortilla francesa por la mañana en desayuno.

Azafrán: oro rojo. El mejor de mundo es el de La Mancha


El “oro rojo”

Un kilo de este ingrediente de lujo puede llegar a costar hasta 5.000 euros
Un kilo de este ingrediente de lujo puede llegar a costar hasta 5.000 euros -
El precio del azafrán es elevado y lo ha sido desde siempre y de manera constante. Cuenta John O’Connell en El Libro de las Especias que allá por el siglo XIII la Condesa de Leicester pagó durante seis meses de 10 a 14 chelines para medio kilo de azafrán. Un auténtico despropósito considerado que la pimienta costaba algo más de 2 chelines y el cilantro un puñado de peniques. Hoy, un kilo de este ingrediente de lujo puede llegar a costar desde 5.000 hasta 30.000 euros.

Una especia “limited edition”

Para conseguir un kilo de azafrán se necesitan hasta 250.000 flores
Para conseguir un kilo de azafrán se necesitan hasta 250.000 flores -
El precio estelar del azafrán se debe tanto su indiscutible valor en la cocina, pues confiere color, sabor y aroma a cada plato, como a su complicado proceso de elaboración. Para empezar, el azafrán difícilmente crece de manera espontánea. Tratándose de una planta triploide, es decir, con un número impar de cromosomas, necesita de la mano del hombre para reproducirse y desarrollarse. Cada bulbo tarda dos años en florecer y normalmente da una sola flor, en el mes de septiembre. Las flores crecen muy bajitas en el suelo y se recolectan a mano a primera hora de la mañana, antes de que se abran y que la lluvia, el hielo o el sol las puedan estropear. Cada flor sólo tiene tres estigmas, la especia propiamente dicha, que tienen que ser separadas a mano de las flores con muchísimo cuidado a lo largo de las doce horas siguientes a la recolección. Para conseguir un kilo de azafrán se necesitan hasta 250.000 flores. Además, hay que tener en cuenta que cada cosecha no sobrepasa los 50 kilos. Todos estos factores convierten el azafrán en una especia de edición limitada por naturaleza.

´Asfar, cuando el lujo está hasta en el nombre

El amarillo azafrán se asociaba a la realeza -
El azafrán se conoce desde tiempos remotos y desde tiempos remotos es sinónimo de lujo. De origen oriental, esta planta alcanzó en seguida un gran valor comercial en Europa como colorante natural para la ropa. Su nombre, parecido en muchos idiomas, procede de la palabra árabe sahafaran, que a su vez deriva de ‘asfar, amarillo. La intensa y luminosa tonalidad amarilla que los estigmas de esta planta son capaces de proporcionar a los tejidos hizo su fortuna entre las clases privilegiadas, adquiriendo un significado tanto de casta como ritual. En los pueblos antiguos y orientales, el amarillo azafrán se asociaba a la realeza y a los ritos de la fertilidad, abundancia y fuerza. En Asia, el azafrán es símbolo de hospitalidad y bienestar y en la India se utiliza para marcar la frente de aquellos que pertenecen a las castas más elevadas.

El mejor azafrán del mundo

En España, la categoría más alta es la Coupé
En España, la categoría más alta es la Coupé -
El poder colorante del azafrán es el principal indicador (además del sabor y del aroma) de su calidad. Cuanto más altos los valores de la crocina, el carotenoide responsable del color de los estigmas, más alta la categoría a la que pertenece el azafrán. En España, la categoría más alta es la Coupé, con valores superiores a 190. Irán es el mayor productor mundial de azafrán y puede presumir de dos de las variedades más cotizadas del mundo. El Sargol, el azafrán completamente rojo, sin partes amarillas o blancas, que se remueven durante la monda de la flor separando los estigmas del estilo. Sus valores de crocina son superiores a 220 y su precio, acorde a su calidad premium, ronda los 15.000 euros por kilo. El Negin, literalmente “diamante del anillo”, es considerado el mejor azafrán del mundo: tiene la misma elevada calidad e intenso color que el Sargol, pero es un poquito más largo (unos 1.5 cm), grueso, casi sin rupturas y purísimo.

Azafrán de La Mancha

El azafrán con DOP Azafrán de La Mancha, es una especia en hebras obtenida por el tostado de los estigmas procedentes de Crocus sativus, L., con unas características únicas debido a su estrecha vinculación con los factores naturales, humanos, culturales e históricos de esta zona geográfica.
El azafrán amparado por esta figura de calidad, la DOP Azafrán de La Mancha, es la única especia de esta naturaleza que dispone, a nivel nacional, de este reconocimiento de calidad. Los requerimientos específicos que debe satisfacer se plasman en un documento, el pliego de condiciones, que ha sido aprobado por la Comisión Europea, y que es de obligado cumplimiento para todos los productores y envasadores que participen en su circuito comercial. La comprobación del cumplimiento del Pliego, por parte de estos operadores, se lleva a cabo por un organismo de control independiente e imparcial, autorizado por la administración competente y acreditado por ENAC, en la norma UNE-EN ISO/IEC 17065 o norma que la sustituya.


Resistencia a los antibióticos. Maria Pérez Ávila

El peligro de terminar el ciclo completo de antibióticos

Imagen al microscopio electrónico de la bacteria 'Escherichia coli'. MANFRED ROHDE/HZI HANDOUT
Para tratar una amigdalitis, lo habitual es que el médico recomiende 10 días de antibióticos. Para la neumonía, también 10 días. Sin embargo, algunos ensayos han comprobado que con un tratamiento de entre tres y seis días para el primero, y de cinco para el segundo, es suficiente.
Esto pone de manifiesto, en gran medida, el abuso en el consumo de estos medicamentos. El uso excesivo de antibióticos es una de las causas de resistencia bacteriana, uno de los principales problemas de salud pública a nivel global que pone en riesgo a la medicina moderna. Solamente en Europa mueren cada año cerca de 25.000 personas por esta razón, según un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria publicado a principios de 2017.
Un análisis publicado en la revista médica British Medical Journal señala que el mensaje «profundamente arraigado» de tomar el tratamiento al completo para evitar, precisamente, la resistencia antibiótica, no se apoya en evidencias científicas y provoca justo lo contrario.
«Ya es hora de que políticos, educadores y médicos dejen atrás esta idea», indica uno de los autores, Martin Llewelyn, especialista en Microbiología e Infección en el Brighton and Sussex Unniversity Hospital (Reino Unido). El experto explica a EL MUNDO que es necesario estudiar más profundamente a partir de qué momento es seguro dejar el tratamiento antibiótico. «Hasta ahora, los antibióticos se han prescrito en tratamientos de cierto número de días, dependiendo de la enfermedad a abordar», afirma.
Por ejemplo, para la infección de riñón se suelen recomendar 14 días de antibióticos. «A menudo se cree que si el paciente deja de tomarlo demasiado temprano, eso potenciará la resistencia antibiótica. Esto no es verdad».
Sin ir más lejos, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó en 2016, durante la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de Antibióticos, que «siempre se complete el tratamiento aunque el paciente se encuentre mejor, ya que detenerlo antes de tiempo fomenta el crecimiento de bacterias resistentes».

"Sin evidencias científicas"

Sin embargo, Llewelyn destaca que estas recomendaciones están basadas en la tradición y no en evidencias científicas. Sin embargo, también afirma que no se sabe «con claridad» cuánto tiempo habría que reducir el tratamiento para minimizar las posibilidades de que las infecciones reaparezcan.
«Necesitamos más estudios que demuestren en qué momento es seguro detener el tratamiento, pero llevar a cabo este trabajo es difícil si los médicos y los pacientes siguen creyendo, equivocadamente, que dejar el tratamiento antes de lo que habitualmente se recomienda puede aumentar el problema de la resistencia», afirma el investigador.
El propósito del artículo, explica a este periódico otro de los autores, el profesor Tim Peto, del Centro de Investigación Biomédica de Oxford (Reino Unido), es poner de manifiesto los mitos sobre los riesgos de provocar resistencia bacteriana al reducir la duración de los tratamientos.

La resistencia antibiótica

La amenaza proviene, principalmente, de bacterias que están presentes en nuestra piel, en nuestro intestino o en el ambiente, de forma inofensiva. Las más comunes son la Escherichia coli, la Enterococcus faecium, Staphylococcus auerus o la Klebsiella pneumoniae, entre otros, explica el autor. El problema viene cuando, por alguna razón, pasan a la sangre, y causan la infección.
Cuando una persona toma antibiótico, las cepas de la bacteria sensibles al medicamento son reemplazadas por las resistentes. Por lo tanto, una persona que haya recibido uno de estos tratamientos es «más propensa a tener otra infección resistente», señala a este diario el presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), José Miguel Cisneros.
«Estos medicamentos son maravillosos, porque son capaces de curar al 100%, pero ahora tenemos que tener mucho cuidado con no recetar ni un gramo ni un día de más», explica Cisneros.

Seguir la pauta del médico

En su opinión, las recomendaciones de duración han sido «muy largas». No obstante, añade que «esto no quiere decir que el paciente deje el tratamiento cuando se encuentre mejor, sino que siga estrictamente la pauta del médico».
Este experto indica que, según los datos sobre el consumo de antibióticos publicados en 2016 por el Ministerio de Sanidad, España está entre los primeros puestos del mundo en consumo de estos medicamentos.
En este sentido, señala que nuestro país puso en marcha en 2013 un Plan Nacional de Resistencia Antibiótica «muy completo» pero que, por el momento, carece de financiación.
«Si no frenamos este problema, la medicina moderna no va a ser posible:no habrá trasplantes, ni se podrá atender a pacientes con cáncer, por ejemplo», advierte.
Cisneros indica que, según las estimaciones de las que disponen en la SEIMC, fallecen tres veces más personas por este problema global que por accidentes de tráfico, lo que da una idea de la magnitud del problema.
El trabajo concluye señalando que «los antibióticos son un recurso natural valioso y finito que debemos conservar».

El alcohol, incluso el vino y la cerverza son tóxicos para el cerebro, el hígado y el organismo

Teresa Morales García en El País, 5 de agosto 2017

Quién se resiste a un mojito en la playa después de un día al sol. Su estómago o, más bien, todo su cuerpo menos su cerebro que sigue deseándolo como si tuviera 20 años. Pero si se encuentra entre los que primero se quitaron los copazos, luego el vino blanco, y ya le van quedando cada vez menos bebidas con las que acompañar una comida de amigos, sepa que no es solo cosa suya: hay explicación médica.
No es que los efectos del alcohol sean distintos cuando usted ya ha entrado en los 40 o los 50 años que cuando su cuerpo tenía 20 años, lo que ocurre es que, según los expertos, algunos factores fisiológicos a partir de ciertas edades pueden contribuir a que la sensación tóxica se prolongue en el tiempo y lleguemos a sentir que las borracheras son peores. Por ejemplo:
1. El organismo va perdiendo agua con la edad. Y el alcohol, por ende, tiene menos posibilidades de diluirse. “Una vez ingerido, el alcohol pasa del sistema digestivo a la sangre, y ahí se distribuye según el contenido acuoso de nuestro organismo. Cuanta menos agua tengamos, menos se diluye. Digamos que estará más concentrado y esa persona será más sensible a sus efectos. Con una cantidad pequeña que para otro podría ser tolerable, en ella podría resultar más tóxica”, explica el doctor Francisco Camarelles, miembro del grupo Educación Sanitaria y Promoción de la Salud de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). Y la pérdida no es nimia. Pasados los 50 años, el porcentaje de agua, que al nacer es del 75%, disminuye a un intervalo de entre el entre el 39% y el 57% en las mujeres y un 47% y el 67% en los hombres.
2. La función hepática se altera. A medida que el cuerpo envejece, todo el metabolismo se ralentiza, también la función metabólica del hígado. “Ese enlentecimiento hepático hace que los efectos del alcohol sean más evidentes con menores cantidades ingeridas”, explica el doctor Francisco Pascual, presidente de Socidrogalcohol (Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías) y coordinador médico de la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) del Ayuntamiento de Alcoy.
Piense que si el hígado, órgano encargado de purificar la sangre contaminada por el etanol, ya no marcha al 100%, es obvio que necesitará más tiempo para hacer el mismo trabajo. “Si el proceso de eliminación se ralentiza, el metabolito acetaldehído que se produce y se excreta (más tóxico incluso que el etanol), se mantiene más tiempo en el organismo". Para procesar o metabolizar el alcohol, el cuerpo lo transforma, oxidándolo, en varias sustancias de diferente composición química —la primera de ellas el acetaldehído— que resultan más fáciles de eliminar para el organismo. "Este, por cierto, es el componente que provoca el malestar de la resaca. Así que, por otra parte, cuanto más tiempo esté en el cuerpo, la resaca, por tanto, también puede ser peor”, puntualiza.
De hecho, como publicamos en BuenaVida, aunque "la resaca es una de las cosas menos estudiadas en medicina", según explica Antoni Gual, jefe de la Unidad de Alcohología del Institut Clínic de Neurociencias (ICN), algunos de los cambios que se producen con la edad —como el aumento de la proporción de grasa en el cuerpo en detrimento del agua, o el que las enzimas que se encargan de metabolizar el alcohol funcionan peor— afectan a que ese estado catatónico de la mañana siguiente sea más terrible con el paso de los años.
3. Algunas afecciones del aparato digestivo se manifiestan con más virulencia. El alcohol no es el mejor amigo de quienes sufren problemas de estómago y, por desgracia, algunos son más frecuentes a medida que cumplimos años. Por ejemplo, "el helicobacter pylori, bacteria responsable de la gastritis, que es una inflamación de las paredes del estómago, tarda hasta décadas en provocar daños, por eso se manifiesta más a partir de los 30 que de los 20", explica el doctor Cristóbal de la Coba Ortiz, especialista en Aparato Digestivo y experto de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD). "Se calcula", añade el experto, "que aproximadamente la mitad de la población tiene helicobacter pylori y, cuando el estómago se inflama por la acción de esta bacteria, el alcohol sienta peor", porque aumenta la irritación.
Una de las afecciones que más pacientes llevan a la consulta de un médico digestivo es la dispepsia funcional, algo más común en mujeres que en hombres. "Se trata de un malestar en el área gástrica no justificado por ninguna causa orgánica, pero para la que no se recomienda el consumo de bebidas alcohólicas porque empeoran los síntomas". Del mismo modo, el síndrome de reflujo gastroesofágico también empeora con el consumo.
Estos efectos son los que a buen seguro le habrán hecho reflexionar en algún momento acerca de que, tal vez, ya no compense beber tanto. Que el alcohol, como indica el doctor Camarelles, “afecta igual de mal a jóvenes, adultos y viejos” pero, que con la edad, usted lo lleva peor. Lo que sí afirman los médicos es que los efectos del consumo moderado se acumulan. El calimocho de la adolescencia. Las copas de los fines de semana a los veintitantos. Las múltiples cenas y comidas con vino en la treintena. Y a partir de los 40, las cañas “sagradas” del aperitivo, el vino en las cenas, y las copas después de alguna comida de trabajo.
Si hace un repaso a su trayectoria y a la de su entorno, verá que esta situación es algo de lo más habitual. Pues bien, como dice el doctor Pascual, de la Sociedad Socidrogalcohol, lógicamente, estos hábitos nos llevarán, poco a poco, a sufrir algún tipo de consecuencia. “Con el paso del tiempo, aunque estos hábitos de consumo moderado, pero continuado, de alcohol no sean lo suficientemente importantes para dar una dependencia al alcohol, sí que provocan daños. Puede acabar originando un trastorno por consumo de alcohol leve, con indicios de transaminasas elevadas —unas enzimas que se encuentran en el interior de las células del hígado, el corazón, los riñones o los músculos—, de volumen corpuscular medio —el tamaño medio de los glóbulos rojos—, de incremento de los triglicéridos o del ácido úrico… Todos ellos marcadores indirectos muy comunes entre los bebedores, aunque pueden aparecer también en otras enfermedades”.
Hablar de consumo de alcohol siempre es un tema delicado. Lo que en términos gastronómicos se considera un placer inseparable de una buena comida, en términos de salud el organismo no está tan de acuerdo. Como dice el doctor Camarelles, estas bebidas —en cualquiera de sus formatos, ya sea destilada o fermentada— no deja de ser “una sustancia tóxica para el cerebro, el hígado y todos los tejidos del organismo”.

La bradicardia del corazón puede ser beneficiosa. Qué hacer.

Sin embargo, un estudio reciente, publicado en la American Journal of Cardiology, concluye que las bradicardias (ritmo lento del corazón) asintomáticas pueden resultar incluso beneficiosas en las personas con edades superiores a los 60 años. Científicos de la Universidad de Northwestern, en Chicago, EEUU, han llegado a probar que este tipo de bradicardias no solo no influyen en las causas de mortalidad de las personas mayores, sino que es posible que incluso pudieran tener un efecto beneficioso.

 Tener una frecuencia cardíaca lenta no les causa problemas a algunas personas. Puede ser una señal de estar muy en forma. Los adultos jóvenes sanos y los atletas a menudo tienen una frecuencia cardíaca de menos de 60 latidos por minuto.


¿Qué puede hacer en el hogar para tratar la bradicardia?

En algunos caso la bradicardia es el resultado de otra afección cardíaca. hay que hjacerle una visita al cardiógolo. A lo mejor no es nada. El sistema eléctrico del corazón (los nodos funcionan bien). Pero siemrpe que tomar medidas de mantgeniemiento para llevar un estilo de vida saludable para el corazón suele mejorar el estado de salud general. Estas medidas incluyen:
  • Seguir un plan de alimentación saludable para el corazón que incluya muchas frutas, verduras, granos integrales (avena), frutois secos,  pescados.
  • Evitar las carnes rojas.  Evitar embutidos salados y exceso de grasas.
  • Hacer actividad la mayoría de los días de la semana o bien todos los días. El ejercicio es un seguro de vida. Si ni puedes caminar, puedes hacer piscina. Ejercitarse con pesas en casa. Caminar todos los días, mañana y tarde. 
  • Bajar de peso si lo necesita y mantener un peso saludable.
  • No fumar.
  • No beber alcohol.
  • Manejar otros problemas de salud, como la presión arterial alta o el colesterol alto.
  • No duerma demasidas horas seguidas.

El volumen perimetral del abdomen está asocido a la salud cardiovascular.



Bocadillos, muy bien escrito: humor y genialiadades mundanas.






El propósito de un bocadillo es la felicidad del mundo. ¡Qué estructura tan humilde! ¡Qué sofisticación moral! ¿Qué hay más parecido al abrazo de una madre que dos rebanadas de pan? No juzgan, simplemente abrazan a las viandas. Este carácter bondadoso del bocata le ha permitido multiplicarse a lo largo de los pueblos del mundo. Como afirma la sabiduría popular: en la variedad está el gusto. Eso sí, aquí no toleramos el libertinaje: lo que hace a un bocadillo memorable es la combinación perfecta entre pan y relleno: despreciamos el hotdog en mollete tanto como admiramos el serranito en bollo. Es un ejercicio de alquimia o de relojería. Por eso debemos observar con veneración y respeto los grandes logros de la tradición. Desde el kebab al pepito, del bikini al bocata de panceta; la pulga, la hogaza, la baguete: ¡qué viaje tan reconfortante!
El bocadillo de calamares
Cómo convertir el mar en algo árido. JOAQUÍN JESÚS SÁNCHEZ
Como un pueblo de irreductibles galos, los andaluces nos comemos los calamares fritos resistiéndonos al pan, aunque estemos en Madrid. Pero como tenía que escribir este artículo me tragué mis convicciones y fui a El Brillante, porque es donde se supone que hay que ir. Es una sala amplia, con las cocinas a la izquierda y la barra a la derecha, lo que permite a los camareros y a los cocineros gritarse a pleno pulmón. Me metí en un resquicio de la barra y allí, al rato, me llegó una bandeja metálica con una baguete rellena de tiras de cefalópodos fritos. Nada más: el único unte del pan es el aceite residual de la fritura. Es, por decirlo con delicadeza, un bocado árido. El calamar tiene un poderoso sabor a limón y el pan tiene bastantes papeletas de ser ultracongelado e industrial. Tengo que hacer pruebas con una barra más noble, una fritura más delicada y una buena cucharada de mayonesa. Porque no voy a volver. Me han hablado maravillas del bocata del Bocanegra, en A Coruña. Cuando se me pase el estrés postraumático iré en pos de nuevas aventuras fritas.
El Serranito
Cuando me da la nostalgia cojo un bollo, lo abro en dos, le meto lomo de cerdo, unas rodajas de cebolla, otras de tomate, un pimiento verde frito, una loncha de jamón y bastante alioli. Si tengo tiempo frío patatas y ya la cosa es de arte. El serranito es un bocado suculento, mullido, sedoso. Tiene todo lo que puede pedírsele a una criatura gastronómica: buena chicha, combinaciones atrevidas (pimiento frito, jamón, alioli) y sinceridad (hay lo que hay y punto). Como toda creación espiritual importante, el serranito tiene sus herejías: el de pollo, el de pescado, el empanado. Hay gente que pudiendo ser feliz, prefiere la desdicha. Qué le vamos a hacer.
Dónde comerlo: Para hacerlo bien hay que venir al sur. Si pasas por Sevilla, puedes acercarte al Mesón El Serranito o a Hermanos Morales.
El bocata de albóndigas
JOAQUÍN JESÚS SÁNCHEZ
"Y de beber, ¡albóndigas!". Hay quien cita a Churchill todo el rato en vez de a Homer Simpson. Esa es la gente aburrida. Este bocadillo consigue algo insospechado y prodigioso: mejorar a las albóndigas. Debo mi afición a un local minúsculo del centro de Madrid: Bolero Meatballs (calle de las Conchas, 4). Metido en un pan mullido (pan de sal), cuatro albóndigas de padre y muy señor mío. Esta bola de carne es bastante versátil: admite picadillos diversos, aliños sorprendentes y salsas variopintas. En Bolero dan cinco tipos: las de la abuela (una tradicional de ternera, con su salsa de tomate), orientales (cerdo, cilantro y jengibre, en salsa de leche de coco y cacahuete), chick&parm (pollo a la parmesana con salsa de champiñones), veganas (tofu, arroz, shitakes y cebolla caramelizada) y unas especiales, una incógnita según temporada. Y su buena guarnición de patatas al horno. También las dan con pasta o con arroz, pero eso se sale de la jurisdicción de este artículo.
Dónde comerlo: Si estás en Barcelona, en Pockets puedes tomar uno de albóndigas con sepia en el pan que más te guste: llonguet, pa de vidre, pagés, sin gluten…
Pepito de ternera
En un pedazo de barra de pan se mete un filete de ternera y láminas de ajos fritas en aceite. Se tolera el pimiento verde. Y nada más. Postrémonos, oh hermanos, ante la contundencia y solemnidad de este ingenio culinario. Las preparaciones fundamentales son muy delicadas: cuando no hay fuegos artificiales, luces resplandecientes, campanas con humo y otras cosas así, o el material es digno o el edificio se cae a pedazos. Así que si vas a enfrentarte a este miura de los bocadillos, gástate los duros en un buen corte de carne y en un pan que esté a la altura. ¿Qué castigo aguarda en el infierno gastronómico a los que compran carne envasada en bandejas de corcho blanco y pan de gasolinera? Espantos terribles.
Dónde comerlo: En Madrid, es muy rico el de El Porrón Canalla, una ecléctica y céntrica bocadillería (el canallismo nos invade). En Salamanca, para que no me acuséis de centralista, el de Tapas de Gonzalo, en la Plaza Mayor.
Diversos bocadillos de fiambre
Este es un clásico: desde los recreos infantiles hasta el almuerzo de los obreros, el pan con lonchas de fiambre vertebra la unidad espiritual de Occidente. No vamos a perder el tiempo diciendo lo bueno que es el jamón y lo terrible que es la mortadela con aceitunas; prefiero hacer algo de provecho. Si no lo has probado, el emparedado (si vuelvo a escribir bocadillo me da un telele) de cabeza de jabalí con mostaza es una salvajada de placer. Pan de centeno bien tostadito, un chorrito de aceite, un unte generoso de mostaza de Dijon (no esas guarradas americanas con miel) y el encurtido favorito de tu corazón. Una cerveza bien fría con algo de cuerpo y empiezas a dar saltitos, que como todo el mundo sabe es la muestra más elevada de satisfacción.
Dónde comerlo: Si eres de los que prefieren que te hagan de comer, hay un templo madrileño al que debes acudir: el Melo’s. Dos rebanadas de pan tostado con mantequilla, con queso de tetilla y lacón. Rebosa que da gusto verlo. Salvo que seas muy fornido (o fornida), es cosa sabia ir con alguien que te ayude, o puedes reventar como un ciquitraque.
Pan relleno de conservas
Este es un bocadillo de emergencia. No tienes mucha idea de qué almorzar, pero como eres un tipo prudente tienes la despensa bien atiborrada de latas, no sea que se produzca un cataclismo nuclear y te pique el gusanillo. Hazte con el pan que prefieras y espárcele (con movimientos lujuriosos a ser posible) tu conserva predilecta. Uno que nunca falla es el de melva con pimientos del piquillo: dos en uno. Si tienes a un anciano en tu interior y compras perdiz escabechada o muslos de patos confitados es tu ocasión para remontarte a la cocina decimonónica. Y mientras se tuesta el pan búscate una gorguera y un tontillo. Si vas a hacerlo, hazlo bien.
Dónde comerlo: La conserva es muy favorable al pintxo, así que lo propio es acercarse al norte. En Bilbao se puede acudir a Joserra o a la bodega El Palas, donde además puedes beber en porrón.
La hamburguesa
Una, grande, empapuzante. JOAQUÍN JESÚS SÁNCHEZ
Las hay gruesas, las hay finas, las hay suntuosas y las hay de todo a cien. La popularidad de este bocata de nombre germánico y de factura americana no necesita demasiada glosa. El picadillo de carne es muy voluble y se puede variar en proporciones y condimentos tanto como te dé la imaginación (así que no seáis unos tristes y daos alegría). Reconozco que tengo bastante afición a este invento, y no siempre a sus formulaciones más sibaritas: me acuso de haberme comido varios kilos de hamburguesas de esas de a euro que venden en mis fastfood de confianza. Pero más allá de esas miserias morales, defiendo la hamburguesa empapuzante. Que sí, que aquella cosa de la rúcula, la cebolla caramelizada, el mojo picón y lo que le sigue está muy bien, pero dame una con queso amarillo chisporroteante, bien de beicon, algo de tomate y lechuga ("¡pero si solo me estoy comiendo una ensaladita!") y churretón elegante de kétchup cátchup. Y un kilo de patatas fritas, que somos gente civilizada.
Dónde comerlo: Este bocadillo es ubicuo, así que se complica lo de recomendar. En Madrid hubo mucho revuelo con la apertura de Five Guys; también se puede uno acercar al Sagàs o al Burnout. Para dar el triple mortal con pirueta invertida, el comidista Jorge Guitián me recomienda O Fogar do Santiso, a 20 minutos de Santiago, donde hacen unas de "vacuno autóctono en pan de trigo ecológico que ellos mismos muelen y hornean en el propio restaurante". A salivar se ha dicho.
El Kebab
¿Es el kebab un bocadillo o es pan con cosas? Las discusiones sobre la pureza de las cosas son de lo más anodinas. Hablemos del kebab de batalla, no de ese suculentísimo que te dieron una vez en un restaurante fino y elegante. Si me fui a El Brillante a por los calamares… (yo siempre estoy con el pueblo). Salvación de los borrachos, remiendo de los hambrientos. Admitamos que hay algo hipnótico en el sospechoso rulo de carne giratoria. Es casi un tótem. En realidad, ¿qué no es misterioso en un kebab? ¿Qué es la salsa roja? ¿Qué mágicos ingredientes componen la salsa blanca? Hemos vuelto a sucumbir al encanto de lo exótico.
Dónde comerlo: Soy muy aficionado a una sucursal de Universo Kebab (hay varias en Madrid), que está pintada de un apetitoso naranja butano. Ponen una ensalada de col que está extrañamente rica. En Moncloa está el pequeñísimo establecimiento de Kebab House, que lleva abierto desde 1978, y del que sus partidarios hablan maravillas.
El sándwich mixto
Un mixto, tal cual. WIKIPEDIA.COM
El pan de molde tiene el innegable encanto de la regularidad. Cada rebanada es igual a la anterior: es un pan para neuróticos. Los astutos ingenieros de la comida (espero que exista esta profesión) idearon un queso cuadrado y una barra de jamón en forma de prisma. La alegre conjunción de estos tres elementos, así como una buena ración de mantequilla para que el asunto quede lubricado, dan como resultado el sándwich mixto, que en Cataluña llaman bikini (y la redacción de este medio está donde está). Para conseguir el resultado adecuado se lo mete entre dos planchas incandescentes y se hace presión: es un proceso casi geológico. El resultado, ya se conoce: crujiente por fuera, meloso por dentro. Esto no lo tienen ni los diamantes, ¿eh?
Dónde comerlo: En Granja Viader dan uno riquísimo. En Madrid, con el añadido del huevo (¡no sea que parezcamos pobres!), hay que acercarse a la Cafetería Lúcar.
Seguro que, amable lector, a estas alturas estás refunfuñando porque no he hablado del que te gusta a ti. ¿Cómo he podido olvidar el majestuoso bocata de chocolate? ¿Por qué he evitado elogiar al bao? ¿Qué ha sido del bocata de tortilla? No te preocupes, todo están en mi corazón. Y a veces, en mi tracto digestivo.

Tratamiento de la bradicardia.

Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Tratamiento de la Bradicardia

Por el Dr. Ananya Mandal, DOCTOR EN MEDICINA
La administración de la bradicardia depende de severidad del síntoma, pues la bradicardia no es a menudo una condición peligrosa y no requiere el tratamiento. La Bradicardia que no está causando síntomas tales como vértigos, debilidad o no se está desmayando no se trata generalmente.
Los Factores que influencian independientemente de si cualquier plan del tratamiento está adoptado en casos de bradicardia incluyen:
  • Severidad de síntomas
  • Grado de correlación entre la bradicardia y sus síntomas
  • Presencia de condiciones subyacentes serias tales como bloque de corazón
  • Presencia de causas potencialmente reversibles que pueden ser tratadas

Contorno del Tratamiento

Algunos ejemplos de los tipos de tratamiento que se pueden utilizar para tratar bradicardia son mencionados abajo.
  • En casos de la bradicardia causada por la medicación que reduce el latido del corazón, la medicación se interrumpe generalmente.
  • Un desequilibrio del electrólito puede necesitar corregido en casos de la bradicardia causada por un nivel inferior o alto del potasio, por ejemplo.
  • Los marcapasos se pueden implantar para regular el ritmo del corazón. Los Marcapasos son los dispositivos minúsculos que generan impulsos eléctricos si detectan una anormalidad en los impulsos generados por el nodo sinoauricular en el corazón. Los Marcapasos se implantan bajo la piel y se asocian permanente al corazón. Cuando detectan un ritmo lento o anormal del corazón, encienden de un impulso que corrija el ritmo cardíaco.
Según la Universidad Americana de la Cardiología y de las guías de consulta Americanas de la Asociación del Corazón, la implantación de marcapasos se indica solamente en ciertas condiciones. Éstos incluyen:
  • El bloque de corazón De tercer grado (o bloque auriculoventricular) donde las batidos de corazón se faltan para tres o más segundos o el ritmo cardíaco está debajo del bpm 40 cuando el paciente está despierto.
  • Bloque de corazón De tercer grado o tipo de segundo grado bloque de Mobitz de corazón con el bloque bifascicular y trifascicular crónico.
  • Bloque de corazón de tercer grado Congénito con un ritmo amplio del escape de QRS (según lo visto en ECG), la disfunción ventricular (trastorno bombeo ventricular), o la bradicardia inadecuada para la edad.
Las indicaciones Menos común validadas para el uso de marcapasos en bradicardia se refieren como recomendaciones de la clase II. Éstos incluyen:
  • El bloque de corazón De tercer grado con un escape más rápido valora en pacientes despiertos y ningunos síntomas obvios.
  • Tipo De Segundo Grado bloque de Mobitz de corazón en pacientes sin bloque bifascicular o trifascicular.
  • Presencia de bloque debajo o dentro del manojo El Suyo
El uso de marcapasos no se recomienda generalmente cuando la bradicardia ocurre solamente durante sueño, incluso si la bradicardia es severa. Estos pacientes pueden beneficiarse del pindolol, molde beta con actividad simpaticomimética intrínseca.
Los Pacientes con paro cardíaco inminente o los pacientes inestables con bradicardia necesitan el tratamiento inmediato. La droga de la opción es generalmente atropina 0.5-1.0 magnesios dados intravenoso en los intervalos de 3 a 5 minutos, hasta una dosis de 0,04 mg/kg. Otras drogas de la emergencia que pueden ser dadas incluyen la adrenalina (epinefrina) y la dopamina.
Revisado por Sally Robertson, BSCA

Marcapasos. la pila dura unos 7 años.

Marcapasos y Desfibriladores

¿Qué es y para qué sirve un Marcapasos?
Es un dispositivo cuyo objetivo es mantener la frecuencia cardíaca en pacientes que tienen alterado su sistema de regulación del ritmo cardíaco. Consta de un generador de impulsos eléctricos y un cable que conecta el generador de impulsos con el corazón.
marcapasos
¿Cómo se implanta un Marcapasos?
El generador de impulsos eléctricos (marcapasos) se implanta normalmente en el pecho, debajo de la piel, y el cable se introduce por una vena que pasa por esa zona. La operación se hace con anestesia local, se suelen administrar antibióticos para prevenir las infecciones y puede ser necesario inyectar contraste radiológico para ver el trayecto que siguen las venas y su tamaño. Durante al menos las primeras veinticuatro horas se debe guardar reposo en cama para evitar que se produzca un hematoma y que el electrodo se desplace. Después de este tiempo el paciente se podrá levantar aunque será conveniente que en los próximos días evite hacer movimientos con el brazo del lado en que lleva el marcapasos. Aproximadamente a la semana se retiran los puntos de sutura y el paciente ya puede hacer una vida normal.
El marcapasos se alimenta por una batería interna. La duración de esta batería variará dependiendo entre otras cosas del tipo de marcapasos y de las veces que tenga que estimular el corazón; la media se sitúa en torno a 7 años. Cuando se agota el generador hay que recambiarlo por otro similar mediante una nueva intervención, generalmente en el mismo lugar que la primera. Si el cable está en buen estado no hace falta sustituirlo, lo que facilita y acorta considerablemente el procedimiento.
¿Qué molestias y riesgos tiene la implantación de un Marcapasos?
A pesar de que la implantación se hace con anestesia local, en algunos momentos se puede sentir transitoriamente algo de dolor. Posteriormente, en las horas y días que siguen al implante, se puede sentir una molestia en la zona en que está el marcapasos que en general termina por desaparecer con el tiempo. La incisión en la piel que se hace para la introducción del marcapasos suele medir entre 5 y 8 centímetros, aunque en algunos casos puede ser necesaria ampliarla por dificultades técnicas. Normalmente ésta cicatriza bien, aunque en algunos casos se pueden formar cicatrices gruesas poco estéticas (queloides).
Habitualmente no se producen complicaciones pero a veces (10%) puede ocurrir alguna de las siguientes: hemorragias durante el implante, hematomas, desplazamiento del cable desde su posición inicial, infecciones generales o de la herida quirúrgica, neumotórax, derrame pericárdico, arritmias cardiacas, reacciones alérgicas a anestésicos locales o antibióticos, etc. Aunque es excepcional, algunas de éstas pueden requerir una reintervención quirúrgica. Se estima que el riesgo de muerte de un implante de marcapasos de forma programada es menor al 1% y en buena medida depende de la experiencia del equipo quirúrgico. En los implantes urgentes, todos los riesgos mencionados son superiores.

Los problemas alimentarios aumentan en el verano.

 

 

EL VERANO Y LOS TRASTORNOS ALIMENTICIOS

EL VERANO, BUEN AMIGO DE LA ANOREXIA, BULIMIA Y LOS TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Todas las personas que tienen contacto con los trastornos alimenticios saben que las dos épocas del año más difíciles para manejar los síntomas que éstos provocan son el verano y la navidad. ¿Por qué? Es fácil saberlo pero vamos a profundizar en ello. La navidad en nuestra cultura es una época de encuentros familiares y sociales alrededor de muchas veces exageradas cantidades de comida. Y, todavía en nuestras familias, la comida es una manera de mostrar y recibir atención, afecto, consideración. Por eso se espera de todo el mundo que coma muy diferente y en mayor cantidad de lo que suele comer el resto del año, que hablen de ello y que centren su atención en lo ahítos que quedaron y en los “atracones sociales” que se dieron. Además de lo más obvio de la comida, se favorecen y en ocasiones se fuerzan multitud de relaciones para los que muchas personas no están preparadas o simplemente no quieren tener y sin embargo no pueden eludir puesto que la presión social es fuerte. Muchas relaciones familiares cargadas de secretos o envueltas en la incomunicación que acumulan tensiones y malos-entendidos cuando no agresiones manifiestas en torno a grandes platos de comida. Una mezcla explosiva.


En el tratamiento de la anorexia y la bulimia nerviosa uno de los grandes y difíciles objetivos es decir con palabras lo que la mente y el cuerpo expresa con síntomas. Es decir, lo ideal sería clarificar la verdadera naturaleza de las relaciones en las que estamos insertos, limpiar los malos entendidos que se pueden acumular durante años, poner límites a actitudes y comentarios que nos dañan e infravaloran y un largo etcétera de heridas que pueden generar las relaciones afectivas si no se ven nutridas de una buena comunicación.

El verano es harina de otro costal. Así como la navidad está centrada en la comida, el verano en el cuerpo. El difícil tándem de los trastornos alimenticios, cuerpo y comida.  Uno de los primeros retos que trae el buen tiempo es aligerar la cantidad de ropa que nos cubre. Comenzar a enseñar o marcar partes del cuerpo que se procuraban mantener ocultas o disimular el resto del año. El reto más difícil, el temido bikini o bañador. Lo primero, probarse el del año pasado y comprobar si el cuerpo ha cambiado a lo largo del invierno  y después, encuentros sociales en playas y piscinas en las que además de mostrar el cuerpo hay que relacionarse, a menudo con gente nueva o desconocida. Un reto gigante según en qué momento de la enfermedad se esté. También son épocas en las que de nuevo la gente se reúne en torno a comida y alcohol con lo cual, usar ambas como muletas para superar la ansiedad es algo fácil y asequible aunque muy patológico. Sumado a todo esto, el reencuentro con antiguas amistades. Para alguien que se considera poca cosa, inferior a los demás y a menudo invisible, retomar relaciones con las que han tenido poco contacto durante el año es un fácil disparador de obsesiones e infravaloraciones: me verá diferente, pasará de mí, no voy a saber de qué hablar, no me ha pasado nada interesante…
Y sin embargo, según avanza el verano y se avanzan en los diferentes retos, y se disfruta del sol y del agua sin centrarse en las dictaduras de la imagen como el peso, la depilación, el peinado, el bronceado… cuando se reencuentran con gente con la alegría de quienes se han echado de menos, cuando se conoce nueva gente sólo llevados por la curiosidad y el respeto y no por el egocentrismo y la crítica… qué gran paso se puede dar en la superación de esta enfermedad. Y cuantas obsesiones y mitos caen. Mucho ánimo para las que estéis en esta batalla.

Vínculo
 Centro de Psicoterapia

Remedios naturales para tratar la hernia de hiato. No medicina


Para aliviar los síntomas de la hernia de hiato es muy importante que modifiquemos nuestra dieta y que evitemos aquellos alimentos que puedan causarnos acidez, así como el alcohol y el tabaco
La hernia de hiato es una anormalidad anatómica, en la cual parte del estómago sobresale en el tórax,  a través del diafragma,  y posee casi todas los síntomas de la enfermedad del reflujo gastroesofágico, como acidez, naúseas y regurgitación.

REMEDIOS NATURALES PARA TRATAR LA HERNIA DE HIATO

ALOE VERA
El jugo de aloe vera ayuda con la digestión. Bebe un vaso de jugo de aloe vera antes de cada comida, para ayudar a tratar las hernias de hiato, ya que resulta de gran ayuda en las enfermedades gastrointestinales, como síndrome del intestino irritable.
ACEITE DE ONAGRA
Puedes tomar  aceite de onagra en forma de suplemento,  para tratar una hernia hiatal. Se recomienda una dosis de entre 1000 a 2000 miligramos de aceite de onagra, ya que contiene ácidos grasos que ayudan en la digestión y a reducir la inflamación en el esófago y el estómago.
MASAJES
Masajea suavemente la parte superior del abdomen, dos veces al día.
TÉCNICA DEL VASO DE AGUA
Esta técnica sugiere que el paciente se acuesta durante cinco minutos y pasado este tiempo, se beba un vaso lleno de agua. Cuando acabe de beber, el paciente debe bajar una pequeña altura de unos pocos centímetros, como por ejemplo un escalón.
La teoría de este método explica, que va a ayudar a la parte del estómago que ha sido herniado; éste se deslizará a su posición correcta, es decir hacia atrás, por debajo de la abertura del esófago.

CONSEJOS PARA ALIVIAR LOS SÍNTOMAS DE UNA HERNIA DE HIATO

Sigue los siguientes consejos para aliviar los síntomas producidos por una hernia de hiato:
Realiza comidas pequeñas, esto evitará el reflujo ácido y los gases.
Evita las comidas picantes y aquellos alimentos que te puedan causar acidez.
Modifica tu dieta, lleva una alimentación sana, rica en fibra y agua,  y evita los alimentos grasos y ácidos, y el chocolate.
Reduce el consumo de alcohol y cafeína, y evita el tabaco.
– Después de comer, camina para evitar la inflamación del estómago, el reflujo ácido y los gases.
– Si te acuestas, ten la precaución de elevar la cabecera de la cama o colocarte almohadas debajo,  para elevar el tronco.
Realiza ejercicio aeróbico ligero o moderado, nunca inmediatamente después de comer. Caminar y nadar son buenas actividades, que tienen un bajo impacto en el cuerpo y excelentes beneficios cardiovasculares.
Reduce el estrés y trata de relajarte.
Descansa suficientes horas.
Mantén relaciones saludables con otras personas.
 Imagen cortesía de PowerHouse Museum

Qué es y para qué se utilzia un Holter

Holter
Conocer con detalle la actividad eléctrica del corazón en tan solo unas horas es posible gracias al holter, un dispositivo que te llevas a casa y que registra los datos a analizar por el médico mientras haces tu vida normal.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Qué es un holter

El holter es un instrumento que sirve para registrar la actividad eléctrica del corazón durante varias horas. También se llama monitor holter o holter-ecg. La principal ventaja que presenta este aparato es poder realizar un registro del ritmo cardíaco durante un tiempo prolongado, ya que un electrocardiograma rutinario sólo nos permite conocer cuál es el circuito eléctrico cardíaco en ese mismo momento y no sabemos si antes o después estuvo alterado.
El nombre de esta prueba se debe a Norman Holter, un físico estadounidense de principios del siglo XX que focalizó sus estudios en la rama de la biofísica. Él desarrollo un monitor ligero, del tamaño de un maletín, fácilmente transportable y con la capacidad de escribir un registro continuo del ritmo cardíaco. Antes que este invento, los electrocardiogramas ocupaban una habitación exclusiva del hospital y requerían mucho tiempo y preparación previa. Durante el resto del siglo XX el holter se ha perfeccionado, volviéndolo más ligero y más pequeño, y con un registro digital que facilita su realización al paciente y al médico.
Con este aparato sólo se puede medir la actividad electrocardiográfica, frecuencia cardíaca y respiratoria. No es habitual que se mida al mismo tiempo la tensión arterial. Por la noche, el holter puede complementarse con otros aparatos que miden la saturación de oxígeno en sangre, entre otros parámetros, al igual que se realiza en la polisomnografía.
Es una prueba que no supone un gasto excesivo, pero tiene una difícil interpretación, por lo que debe ser realizada por expertos y sólo cuando vaya a ser útil para determinar un diagnóstico o ajustar un tratamiento. Se puede realizar de forma ambulatoria, de forma que no interrumpe excesivamente la rutina diaria del paciente, tan sólo hay que recoger y entregar el holter en el hospital o clínica habitual. A día de hoy se trata de una prueba que se realiza de forma cotidiana en muchos centros hospitalarios, incluso en los más pequeños.