¿El huevo sube el colesterol?


¿El huevo sube el colesterol?
Una de las cuestiones más escuchadas entorno al consumo del huevo es si este aumenta los niveles de colesterol. Las teorías que giran entorno a este alimento no son pocas, y en ocasiones nos hacen dudar sobre si debemos incluirlo en nuestra dieta o no. Es precisamente cuando surgen estas dudas que debemos tener en cuenta que la respuesta variará en función de cada persona, puesto que hay personas cuya salud requiere de una dieta más específica. Sin embargo, vamos a empezar diciendo que el huevo es un producto sano, a pesar de que es bueno tener en cuenta algunos factores. Estos serán los que determinarán su consumo.
En este artículo de unComo.com vamos a centrarnos en la cuestión "¿el huevo sube el colesterol?", repasando otros aspectos de este alimento.
También te puede interesar: ¿El chocolate sube el colesterol?

Compuestos del huevo

El huevo es un producto con un elevado valor nutritivo. Se trata de un alimento que todas las personas sanas deberían incluir en una dieta variada, independientemente de su edad. El principal compuesto del huevo por el que suele ser más conocido es la proteína. Las concentraciones de este nutriente son muy elevadas en la clara del huevo, es decir, en la parte blanca o transparente cuando es consumido crudo. De hecho, el huevo es uno de los alimentos más ricos en proteína, siendo una buena opción para las personas que realizan ejercicio físico. Además, este alimento también es rico en vitaminas A, B, D y E, y está formado por numerosos minerales: potasio, magnesio, fósforo, hierro y zinc. Estos vitaminas y minerales se encuentran en mayor proporción en la yema, la parte naranja o amarilla del huevo. Observa que hemos nombrado dos tipos posibles de colores en la yema -explicaremos el por qué en el siguiente punto-. Esta misma yema es la que aguarda grasas saturadas, plinsaturadas, monoinsaturadasa, ácidos grasos omega-3 y el conocido colesterol. La razón por la que el huevo contiene colesterol es la nos hace establecer una relación entre el consumo de huevo y el aumento de los niveles de colesterol. Más adelante explicaremos si esta relación es verídica, o si de lo contrario es un mito alimenticio.
Antes de nada, es importante averiguar si eres alérgico al huevo, ya que podrías presentar una reacción alérgica que produjera problemas respiratorios y digestivos.

De qué depende la calidad del huevo

En el apartado anterior expusimos dos tipos de yemas de huevo: amarilla y naranja. La importancia del color radica en que es un indicador de la calidad del huevo. Lo cierto es que existen huevos de diferentes categorías, las cuales difieren en la calidad del producto en función de las condiciones en las que las gallinas viven. Por ello podemos diferenciar distintos tipos de huevo fijándonos en la serie de números que aparecen en él.
  • Número 3. Aquellos huevos cuyo último número es el 3 son los que proceden de gallinas que permanecen en jaulas diseñadas para este fin. Estos espacios son reducidos y los animales apenas pueden moverse. Son alimentadas a base de pienso y disponen de bebederos. Aunque hay personas que defienden que la calidad del huevo no difiere según las condiciones en las que viven las gallinas, otras prefieren evitar consumir este tipo de huevo al mostrar rechazo a este método por el que las aves no viven dignamente.
  • Número 2. Las aves pueden moverse libremente en un espacio delimitado en una nave. Estos tienen zonas dotadas de comederos y bebederos, pero no tienen contacto con el exterior.
  • Número 1. Estos huevos son depositados por gallinas camperas que permanecen al aire libre durante el día, donde pueden caminar con total libertad. Al final del día son trasladadas a una nave, donde suelen pasar la noche.
  • Número 0. En este caso hablamos de gallinas ecológicas. Estas aves depositan sus huevos al aire libre y son alimentadas con pienso ecológico.

¿El huevo sube el colesterol?

Si nos paramos a pensar en el punto anterior y retomamos la posible relación entre la calidad del huevo y las condiciones de vida de las gallinas, podemos empezar a extraer conclusiones. ¿El huevo aumenta el colesterol? Una primera deducción interesante es el hecho de que una gallina que viva en condiciones precarias, en las que apenas pueda moverse y no reciba una alimentación de calidad pondrá huevos de una calidad inferior. Como consecuencia, es posible que sus componentes también sean de peor calidad y que entonces el huevo aumente más el colesterol, que otro de mayor calidad.
Hasta hace poco se recomendaba limitar el consumo de huevo al considerar que tenían elevados niveles de colesterol y que, como consecuencia, aumentaba sus niveles. No obstante, el efecto que tiene el colesterol que ingerimos con los alimentos en los niveles de personas sanas son ínfimos. El verdadero riesgo está en consumir alimentos que, además de ser ricos en colesterol también lo son de grasas saturadas, pero no es el caso del huevo. Algunos estudios han demostrado que la ingesta de un huevo al día por parte de personas sanas no supone ningún riesgo. Por ello, muchas comunidades científicas han modificado la recomendación de la cantidad de huevo que puede consumirse. Incluso la Asociación Americana del Corazón manifestó que el consumo de huevo no influye en el el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. En esta misma línea, se que demostrado que el consumo de huevo no solo no sube el colesterol, sino que aumenta los niveles de luteína y zeaxantina, dos carotenoides que influyen de forma positiva en el desarrollo de la arteriosclerosis.
100 gramos de yema de huevo cruda contiene unos 500 mg de colesterol, mientras que un huevo hervido tiene 185 gramos. Teniendo en cuenta que la cantidad diaria máxima de colesterol que podemos consumir es de entre 400 y 500 gramos, podemos comer un máximo de 2 huevos diarios. Sin embargo, esta cifra varía en función de nuestra dieta y de los alimentos con colesterol que incluyamos en la misma.

Qué factores debemos tener en cuenta

El huevo no sube el colesterol cuando se consume de forma moderada, y además aporta muchos beneficios nutricionales. Sin embargo, la cantidad de huevos que podemos consumir varía en función de otras variables que debemos tener en cuenta:

Dieta equilibrada

Nuestra dieta marcará la cantidad de huevo que podamos incluir. Es importante llevar a cabo una dieta varada y equilibrada en la que el huevo esté presente. No obstante, en el caso de incluir otros productos que contengan colesterol, deberemos tratar de no superar la cantidad diaria máxima. Recuerda que debemos conservar el huevo en buenas condicoines para evitar contagiarnos de salmonellosis.

Cantidad de ejercicio

Las personas que realizan ejercicio frecuentemente pueden incluir más huevo en su dieta, ya que requieren de una mayor cantidad de proteínas.

Presencia de alguna enfermedad

Algunas personas que sufran de determinadas afecciones necesitarán un menor consumo de alimentos con colesterol y grasas saturaras. Sin embargo, como hemos explicado anteriormente, los niveles de colesterol del huevo no son muy elevados, y su contenido en grasas saturadas en ínfimo.
Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.
Si deseas leer más artículos parecidos a ¿El huevo sube el colesterol?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

No hay comentarios: