Remedios naturales para tratar la hernia de hiato. No medicina


Para aliviar los síntomas de la hernia de hiato es muy importante que modifiquemos nuestra dieta y que evitemos aquellos alimentos que puedan causarnos acidez, así como el alcohol y el tabaco
La hernia de hiato es una anormalidad anatómica, en la cual parte del estómago sobresale en el tórax,  a través del diafragma,  y posee casi todas los síntomas de la enfermedad del reflujo gastroesofágico, como acidez, naúseas y regurgitación.

REMEDIOS NATURALES PARA TRATAR LA HERNIA DE HIATO

ALOE VERA
El jugo de aloe vera ayuda con la digestión. Bebe un vaso de jugo de aloe vera antes de cada comida, para ayudar a tratar las hernias de hiato, ya que resulta de gran ayuda en las enfermedades gastrointestinales, como síndrome del intestino irritable.
ACEITE DE ONAGRA
Puedes tomar  aceite de onagra en forma de suplemento,  para tratar una hernia hiatal. Se recomienda una dosis de entre 1000 a 2000 miligramos de aceite de onagra, ya que contiene ácidos grasos que ayudan en la digestión y a reducir la inflamación en el esófago y el estómago.
MASAJES
Masajea suavemente la parte superior del abdomen, dos veces al día.
TÉCNICA DEL VASO DE AGUA
Esta técnica sugiere que el paciente se acuesta durante cinco minutos y pasado este tiempo, se beba un vaso lleno de agua. Cuando acabe de beber, el paciente debe bajar una pequeña altura de unos pocos centímetros, como por ejemplo un escalón.
La teoría de este método explica, que va a ayudar a la parte del estómago que ha sido herniado; éste se deslizará a su posición correcta, es decir hacia atrás, por debajo de la abertura del esófago.

CONSEJOS PARA ALIVIAR LOS SÍNTOMAS DE UNA HERNIA DE HIATO

Sigue los siguientes consejos para aliviar los síntomas producidos por una hernia de hiato:
Realiza comidas pequeñas, esto evitará el reflujo ácido y los gases.
Evita las comidas picantes y aquellos alimentos que te puedan causar acidez.
Modifica tu dieta, lleva una alimentación sana, rica en fibra y agua,  y evita los alimentos grasos y ácidos, y el chocolate.
Reduce el consumo de alcohol y cafeína, y evita el tabaco.
– Después de comer, camina para evitar la inflamación del estómago, el reflujo ácido y los gases.
– Si te acuestas, ten la precaución de elevar la cabecera de la cama o colocarte almohadas debajo,  para elevar el tronco.
Realiza ejercicio aeróbico ligero o moderado, nunca inmediatamente después de comer. Caminar y nadar son buenas actividades, que tienen un bajo impacto en el cuerpo y excelentes beneficios cardiovasculares.
Reduce el estrés y trata de relajarte.
Descansa suficientes horas.
Mantén relaciones saludables con otras personas.
 Imagen cortesía de PowerHouse Museum